Presidencial
VOTO1200_notas9130218.jpg
Basave propone sanción a quienes no voten, ¿qué tan viable es?
Mar 13 Febrero 2018 15:44

voto_obligatorio

En México ir a votar es obligatorio, pero si los ciudadanos deciden no ejercer ese derecho no son sancionados. El abstencionismo es un tema recurrente en cada proceso electoral, tan solo en los comicios federales de 2015, cerca de 40 millones de mexicanos no votaron.

Ante esto, el diputado federal del PRD, Agustín Basave, propuso que los ciudadanos sean castigados con la suspensión de su credencial de elector si no votan. Político.mx hizo una revisión de los países que obligan a participar en las elecciones y sancionan a quienes no lo hacen, ¿les funcionó?, ¿disminuyeron el abstencionismo?, ¿sería viable en México?.


¿Cómo se aplicaría la iniciativa de Basave?

Agustín Basave dijo que una iniciativa de reformas a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe), permitiría que las credenciales de elector tengan una vigencia y que esté condicionada a la participación en las elecciones. 

"La vigencia de la credencial para votar será de 10 años, su uso como identificación oficial se encontrará sujeta a la participación en el proceso electoral inmediato anterior que le corresponda; los términos de suspensión y vigencia estarán sujetos a lo dispuesto en el artículo 456 del presente ordenamiento… Todo aquel que no acuda a emitir su voto en la elección que le corresponda hacerlo, será acreedor a la suspensión, por un año, de la vigencia de su credencial de elector como identificación oficial”.


¿Cómo le ha ido a otros países?

Hay naciones que castigan a los ciudadanos que no votan, las sanciones van desde multas hasta el encarcelamiento, en algunos casos. Sin embargo, eso tampoco es garantía de mayor participación, por lo que algunos gobiernos optaron por abandonar la votación obligatoria, el ejemplo más reciente es el de Chile.

En Latinoamérica, Europa y Asia los defensores de la votación obligatoria afirman que “las decisiones tomadas por gobiernos democráticamente elegidos son más legítimas cuando participan mayores proporciones de la población”. Estos son los países con voto obligatorio que imponen multas y suspensión del registro de electores, la única forma de evitarlas es que los ciudadanos den una explicación sobre su abstención, de acuerdo con el portal International IDEA.  

-Argentina

-Australia

-Bélgica

-Bolivia

-Brasil

-Ecuador

-Egipto

-Paraguay

-Perú

-Singapur

-Turquía

-Uruguay


En Austria es posible el encarcelamiento, si los ciudadanos no pagan las multas, pero no se tienen casos documentados. Esto generalmente se clasifica como prisión por no pagar la sanción, no por prisión por no votar.

En contraste, el argumento contra el voto obligatorio es que “no es coherente con la libertad asociada a la democracia”. Además se ha demostrado que obligar a la población a votar da como resultado un mayor número de votos inválidos y en blanco en comparación con los países que no tienen leyes de voto obligatorio, según especialistas de la organización International IDEA.

En Chile la votación obligatoria y con sanciones se practicó desde 1925 hasta 2012, cuando se suspendió. Guatemala también desechó dicho sistema en 1990. Mientras que en Grecia las sanciones administrativas, incluida la prohibición de emitir un pasaporte o un permiso de conducir se levantaron en el 2000.


¿Sería viable en México?

En Argentina señalan que los partidos políticos pueden obtener beneficios financieros del voto obligatorio, ya que no tienen que gastar recursos para convencer al electorado de que acuda a votar. Aunque este detalle sería un obstáculo para su aplicación en México, donde los partidos acceden a millones de pesos en cada proceso electoral, y eso podría traducirse en un recorte del financiamiento público para ellos, por lo que sería difícil que renuncien a los recursos y que aprueben la iniciativa. Cabe recordar, que en nuestro país el Instituto Nacional Electoral (INE) es en encargado de promover la participación ciudadana. 

AMLO, Meade y Anaya a la caza del voto joven, decisivo en 2018