Fernando Dworak

Fernando Dworak

Jueves, 23 Junio 2016 11:39

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo reaccionar ante un veto presidencial?

 

 

 

 

 

 

Fernando Dworak, 24 de junio de 2016

 

 

 

 

 

 

Una palabra que nos alarma cual perro de Pavlov es “veto”, aunque es normal en toda democracia. Veamos qué implica, tras el anuncio de que se aplicará a 16 artículos de la Ley de Responsabilidades Administrativas.

El veto detiene una reforma legal y forma parte de los recursos que tienen ejecutivo y legislativo para vigilarse y colaborar. Su procedimiento: el presidente hace observaciones a toda una ley o artículos, teniendo treinta días. El Congreso puede vencerlo por mayoría calificada en cada cámara. Si el legislativo gana, se publica como se aprobó originalmente. De lo contrario prevalece la posición del gobierno. Había un “veto de bolsillo” si no se promulgaba una reforma. Hoy el presidente del Congreso puede ordenar la publicación al Diario Oficial de la Federación pasados 40 días.

La política es conflicto y el veto sirve para superarlo. Fox lo usó para 16 leyes y sólo fue vencido una vez. Calderón en 9 ocasiones y fue vencido en dos. Pero la observación representa un cambio legal: por eso Peña Nieto convocó a un periodo extraordinario donde se discutan nuevas reformas. ¿Pasarán? Es probable, pues los legisladores están practicando un deporte donde son invencibles: el deslinde de lo que aprobaron.

 

 

 

Jueves, 09 Junio 2016 09:14

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Veremos gobernadores en la cárcel?

 

 

 

 

 

 

Fernando Dworak, 10 de junio de 2016

 

 

 

 

 

 

Cada elección alza las expectativas por los ganadores. Sobre todo si la promesa de campaña fue encarcelar al gobernador. Haríamos bien en guardar el optimismo hasta saber qué se necesita para ver el primer número de preso: no vaya a ser que en lugar de peces gordos terminemos con charalitos.

Ignoraremos la complejidad de rastrear el dinero desviado hasta los bolsillos de los exgobernadores. También asumiremos que los partidos de los exgobernadores no los apoyarán al considerarlos un lastre.

Primera pregunta: ¿tendrá margen de maniobra el gobierno entrante? En otros estados han caído funcionarios porque hay una fuerte presión y mayorías legislativas para diseñar fiscalías fuertes y autónomas. De lo contrario las administraciones salientes pueden pactar impunidad a cambio de condiciones de gobernabilidad.

Segunda pregunta: aun con mayorías, ¿habrá voluntad para aprobar instituciones fuertes? Como se dice, nadie come lumbre y menos si las leyes aplicarán para todos. También será más factible que haya interés por hacer limpieza si el mandato es de seis años y no de dos: el horizonte temporal ayuda a asumir los costos políticos.

Con esto revisemos cada estado y veamos si es factible ver fotos de exgobernadores de perfil y de frente.

 

 

 

Jueves, 26 Mayo 2016 13:01

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ranking de competitividad electoral: los 12 estados

 

 

 

 

 

 

Fernando Dworak, 27 de mayo de 2016

 

 

 

 

 

 

Aunque es imposible predecir el futuro, se pueden establecer algunos criterios que permitan elaborar prospectivas más allá de cuando digan las encuestas. Se ofrece durante las siguientes entregas un ranking de competitividad electoral. Se basará en las siguientes variables: la distancia del primer al segundo lugar en las elecciones anteriores a gobernador, el número efectivo de partidos en el congreso local según el índice de Laakso y Taagepera, si se tiene un gobierno unificado o dividido y el porcentaje de candidatos del PRI, PAN, PRD y Morena que han ganado al menos una elección.

A cada variable se le asigna un valor numérico del 1 al 4, ponderándose en la calificación final. Entre mayor sea el valor, se considera más competitivo el estado.

Este modelo sólo muestra el estado de los partidos existentes antes de 2015, es decir, no considera la presencia de Morena. Por lo tanto no puede medir cuál será el impacto de este partido en cada uno de los estados. Sin embargo muestra la fuerza de cada instituto político existente de cara a las elecciones.

Tlaxcala

Diferencia entre el primer y segundo lugar en 2010: 7.61 (Valor: 3)

Número efectivo de partidos: 5.75 (Valor: 4)

Porcentaje de asientos del PRI: 28.12%, gobierno dividido, primera minoría (Valor: 2)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 4 de 4 (Valor: 4)

Ranking: 3.25

Oaxaca

Distancia entre el primero y segundo lugar en 2010: 8.21 (Valor: 2)

Número efectivo de partidos: 3.7077 (Valor: 3)

Porcentaje de asientos del PRI: 40.47%, gobierno dividido con primera minoría opositora (Valor: 3)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 3 (Valor: 4)

Ranking: 3 de 4

Veracruz

Distancia entre el primero y segundo lugar en 2010: 2.55% (Valor: 4)

Número Efectivo de Partidos: 3.019 (Valor: 3)

Porcentaje de asientos del PRI: 52%, gobierno unificado (Valor: 1)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 3 (Valor: 4)

Ranking: 3 de 4

Aguascalientes

Diferencia entre el primer y segundo lugar en 2010: 5.19 (Valor: 3)

Número efectivo de partidos: 3.52 (Valor: 3)

Porcentaje de asientos del PRI: 44.44, gobierno dividido, primera minoría (Valor: 2)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 4 (Valor: 3)

Ranking: 2.75 de 4

Sinaloa

Distancia entre el primero y segundo lugar en 2010: 5.4 (Valor: 3)

Número efectivo de partidos: 2.6 (Valor: 2)

Porcentaje de asientos del PRI: 55%, gobierno dividido con mayoría opositora (Valor: 4)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 2 de 4 (Valor: 2)

Ranking: 2.75 de 4

Zacatecas

Diferencia entre el primer y segundo lugar en 2010: 19.97% (Valor: 1)

Número efectivo de partidos: 4.01 (Valor: 4)

Porcentaje de asientos del PRI: 43.33%, gobierno dividido, mayoría simple (Valor: 2)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 3 (Valor: 4)

Ranking: 2.75 de 4

Durango

Diferencia entre el primer y segundo lugar en 2010: 1.9 (Valor: 4)

Número efectivo de partidos: 2.84 (Valor: 2)

Porcentaje de asientos del PRI: 56.67, gobierno unificado (Valor: 1)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 2 de 3 (Valor: 3.33)

Ranking: 2.58 de 4

Puebla

Diferencia entre el primer y segundo lugar en 2010: 9.9 (Valor: 2)

Número efectivo de partidos: 5.99 (Valor: 4)

Porcentaje de asientos del PAN: 29.54%, gobierno dividido, primera minoría (Valor: 2)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 2 de 4 (Valor: 2)

Ranking: 2.5 de 4

Chihuahua

Distancia entre el primero y segundo lugar en 2010: 16.41 (Valor: 1)

Número efectivo de partidos. 3.10 (Valor: 3)

Porcentaje de asientos del PRI: 51.51%, gobierno unificado (Valor: 1)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 4 (Valor: 3)

Ranking: 2 de 4

Hidalgo

Distancia entre el primero y segundo lugar en 2010: 5.12 (Valor: 3)

Número Efectivo de partidos: 1.45 (Valor: 1)

Porcentaje de asientos del PRI: 56.66, gobierno unificado (Valor: 1)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 4 (Valor: 3)

Ranking: 2 de 4

Quintana Roo

Distancia entre el primero y segundo lugar en 2010: 26.32 (Valor: 1)

Número efectivo de partidos. 2.32 (Valor: 2)

Porcentaje de asientos del PRI: 64%, gobierno unificado (Valor: 1)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 2 de 3 (Valor: 3.33)

Ranking: 1.83 de 4

Tamaulipas

Diferencia entre el primer y segundo lugar en 2010: 30.81 (Valor: 1)

Número efectivo de partidos: 2.73 (Valor: 2)

Porcentaje de asientos del PRI: 52.77%, gobierno unificado (Valor: 1)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 4 (Valor: 3)

Ranking: 1.75 de 4

 

 

 

Jueves, 19 Mayo 2016 09:45

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Competitividad electoral: Aguascalientes, Puebla y Tamaulipas

 

 

 

 

 

 

Fernando Dworak, 20 de mayo de 2016

 

 

 

 

 

 

Aunque es imposible predecir el futuro, se pueden establecer algunos criterios que permitan elaborar prospectivas más allá de cuando digan las encuestas. Se ofrece durante las siguientes entregas un ranking de competitividad electoral. Se basará en las siguientes variables: la distancia del primer al segundo lugar en las elecciones anteriores a gobernador, el número efectivo de partidos en el congreso local según el índice de Laakso y Taagepera, si se tiene un gobierno unificado o dividido y el porcentaje de candidatos del PRI, PAN, PRD y Morena que han ganado al menos una elección.

A cada variable se le asigna un valor numérico del 1 al 4, ponderándose en la calificación final. Entre mayor sea el valor, se considera más competitivo el estado.

Este modelo sólo muestra el estado de los partidos existentes antes de 2015, es decir, no considera la presencia de Morena. Por lo tanto no puede medir cuál será el impacto de este partido en cada uno de los estados. Sin embargo muestra la fuerza de cada instituto político existente de cara a las elecciones.

Aguascalientes

Diferencia entre el primer y segundo lugar en 2010: 5.19 (Valor: 3)

Número efectivo de partidos: 3.52 (Valor: 3)

Porcentaje de asientos del PRI: 44.44, gobierno dividido, primera minoría (Valor: 2)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 4 (Valor: 3)

Ranking: 2.75 de 4

Puebla

Diferencia entre el primer y segundo lugar en 2010: 9.9 (Valor: 2)

Número efectivo de partidos: 5.99 (Valor: 4)

Porcentaje de asientos del PAN: 29.54%, gobierno dividido, primera minoría (Valor: 2)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 2 de 4 (Valor: 2)

Ranking: 2.5 de 4

Tamaulipas

Diferencia entre el primer y segundo lugar en 2010: 30.81 (Valor: 1)

Número efectivo de partidos: 2.73 (Valor: 2)

Porcentaje de asientos del PRI: 52.77%, gobierno unificado (Valor: 1)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 4 (Valor: 3)

Ranking: 1.75 de 4

 

 

 

Jueves, 12 Mayo 2016 11:21

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Competitividad electoral: Chihuahua, Quintana Roo y Oaxaca

 

 

 

 

 

 

Fernando Dworak, 13 de mayo de 2016

 

 

 

 

 

 

Aunque es imposible predecir el futuro, se pueden establecer algunos criterios que permitan elaborar prospectivas más allá de cuando digan las encuestas. Se ofrece durante las siguientes entregas un ranking de competitividad electoral. Se basará en las siguientes variables: la distancia del primer al segundo lugar en las elecciones anteriores a gobernador, el número efectivo de partidos en el congreso local según el índice de Laakso y Taagepera, si se tiene un gobierno unificado o dividido y el porcentaje de candidatos del PRI, PAN, PRD y Morena que han ganado al menos una elección.

A cada variable se le asigna un valor numérico del 1 al 4, ponderándose en la calificación final. Entre mayor sea el valor, se considera más competitivo el estado.

Este modelo sólo muestra el estado de los partidos existentes antes de 2015, es decir, no considera la presencia de Morena. Por lo tanto no puede medir cuál será el impacto de este partido en cada uno de los estados. Sin embargo muestra la fuerza de cada instituto político existente de cara a las elecciones.

Oaxaca

Distancia entre el primero y segundo lugar en 2010: 8.21 (Valor: 2)

Número efectivo de partidos: 3.7077 (Valor: 3)

Porcentaje de asientos del PRI: 40.47%, gobierno dividido con primera minoría opositora (Valor: 3)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 3 (Valor: 4)

Ranking: 3 de 4

Chihuahua

Distancia entre el primero y segundo lugar en 2010: 16.41 (Valor: 1)

Número efectivo de partidos. 3.10 (Valor: 3)

Porcentaje de asientos del PRI: 51.51%, gobierno unificado (Valor: 1)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 3 de 4 (Valor: 3)

Ranking: 2 de 4

Quintana Roo:

Distancia entre el primero y segundo lugar en 2010: 26.32 (Valor: 1)

Número efectivo de partidos. 2.32 (Valor: 2)

Porcentaje de asientos del PRI: 64%, gobierno unificado (Valor: 1)

Candidatos que han ganado elecciones de mayoría: 2 de 3 (Valor: 3.33)

Ranking: 1.83 de 4

 

 

 

Jueves, 07 Abril 2016 09:27

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juicio Político y el petate del muerto

 

 

 

 

 

 

Fernando Dworak, 8 de abril de 2016

 

 

 

 

 

 

En México amenazar con un juicio político es igual a asustar con el petate del muerto, pues nunca ha prosperado uno. Lo peor que pasaría es que habrá circo mediático y algo de desgaste en la imagen del acusado.

En otros países el juicio político es la bomba atómica: un recurso extremo que acaba con la carrera del indiciado y afecta la credibilidad del sistema. El procedimiento es lento, para evitar pasiones. Nixon prefirió renunciar antes de ser procesado. Dilma Rousseff y su partido enfrentan un horizonte sombrío, la libren o no.

¿Cómo le hicimos para banalizar este procedimiento? Mientras el juicio político es una herramienta del legislativo contra los titulares de los poderes ejecutivo y judicial, en México el Congreso puede enjuiciar a aproximadamente 3,000 personas, diluyendo la amenaza.

Si en otros países los legisladores deciden iniciarlo por lo que consideren, aquí cualquier persona puede acusar. El resultado: se acumulan cientos de peticiones banales.

Finalmente, en caso de iniciarse juicio político a un funcionario estatal desde el Congreso de la Unión y de casualidad progresara, la legislatura local ratificaría si procede o no, teniendo un doble veto que premia la impunidad.

¿Espántame panteón? Mejor pongamos los puntos sobre las íes.