Viernes, 28 Octubre 2016 03:40

Segunda vuelta, gobierno de coalición y otras supersticiones políticas

0
0
0
s2sdefault
Pacto por México Pacto por México Moisés Pablo / Cuartoscuro

Imagine que en oficinas públicas pusieran ajos para expulsar corruptos. ¿Ridículo? En el debate sobre reforma política abunda el pensamiento mágico, sin diagnósticos o prospectivas. Dos ejemplos son la segunda vuelta y el gobierno de coalición. Dicen que como funcionan en otros países resolverían nuestros problemas de gobernabilidad. ¿Cierto o es fetichismo institucional?

La segunda vuelta legitima a un ejecutivo en competencias cerradas o con demasiados candidatos, pero no resuelve la posible atomización del congreso. Habría negociaciones entre partidos para apoyar a algún candidato puntero que no necesariamente llevarían a una coalición de gobierno. ¿A quién afectaría en México? Es incierto, pero quienes la bloquean se piensan aludidos.

Las coaliciones funcionan en sistemas parlamentarios porque de ellas depende la supervivencia de un gobierno. En sistemas presidenciales se debilitan al acercarse las elecciones y los partidos buscan diferenciarse. ¿Resolvería los problemas de gobernabilidad? Funcionarían los primeros dos años, caerían carca de las elecciones intermedias y al tercer año se pactaría una coalición aún más inestable de cara al cierre del sexenio.

¿Sería malo adoptar estos mecanismos? Más bien inocuo: los presidentes pueden tejer alianzas sin necesidad de sobrerregular la Constitución.

Visto 1426 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario