Viernes, 11 Noviembre 2016 06:43

Ni Padrés come lumbre

0
0
0
s2sdefault
Guillermo Padrés Guillermo Padrés Cuartoscuro

Hasta pareciera que el mundo cambió tras la victoria de Trump: un político prófugo se entrega voluntariamente para “enfrentar la justicia”. Antes de celebrar recordemos que nadie come lumbre, ni Guillermo Padrés: difícilmente haría algo tan arrojado si no estuviera seguro de ganar.

La opinión pública podrá creer que el PAN encabeza la lucha contra la corrupción: puede ganar votos mostrando que hay voluntad y políticos decentes, golpeando de paso a los tricolores por Duarte. También se sienta otro precedente: no saquear una entidad sin cubrirse adecuadamente.

Hay una expresión que se llama “amarrarse el dedo”: si sabes que lo amputarán, más vale hacerlo antes que se gangrene el brazo. Eso hizo el PAN al suspender los derechos de Padrés aunque no lo descobijó: un despacho de panistas lo apoya. ¿Qué se pudo haber hecho para evidenciar a los azules? Detener a Guillermo Padrés Dagnino, hijo del exgobernador y colaborador del despacho por delincuencia organizada y lavado.

¿Qué retos enfrentan el gobierno federal y PGR? Mostrar que se integraron bien los expedientes y presentar algún avance sobre los otros exgobernadores prófugos. Y las preguntas de los 64 millones: ¿cómo reaccionará el PRI? ¿Se amarrará el dedo?

Visto 1265 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario