Sábado, 19 Noviembre 2016 06:55

Las noticias falsas y el odio verdadero de Trump

0
0
0
s2sdefault
Las noticias falsas en redes sociales colaboraron a su victoria Las noticias falsas en redes sociales colaboraron a su victoria cdn.cnn.com

La última vez que ustedes y yo nos encontramos por aquí, casi todos estábamos seguros que para estas fechas estaríamos siendo testigos de la transición del gobierno más poderoso del mundo entre primer afroamericano en tenerlo y la primera mujer. Pero no es así, todo salió mal y por lo que hemos visto en escasos 10 días todo seguirá así. Pero de eso lamentablemente tendremos mucho tiempo en el futuro para hablar, al parecer, por lo menos 4 años.

Si el presidente electo de los Estados Unidos suaviza y modera su discurso como nos los intentó hacer creer esa madrugada del 9 de noviembre, por el momento, ya es lo de menos. Más allá de que por los escasos nombres que ya conocemos de su gabinete al parecer su plan es contrario a ese discurso de victoria, la retórica previa del entonces candidato tocó a millones y ahora es la realidad con la que viven, o vivimos millones.

En los Estados Unidos los niños norteamericanos, en el mejor de los casos, se han despedido de sus compañeros hispanos en el colegio porque han oído que su nuevo presidente los va a regresar a su país. Otros pequeños mexico-americanos lloran pensando que Trump lanzará “fireballs” hacia México matando a sus abuelitos y tíos. En México los niños se preparan para la guerra que le declarará a nuestro país, cuando todavía les cuesta pronunciar su nombre. En el peor de los casos insultos, ofensas, amenazas, bullying, en estos 10 días, asociaciones en Estados Unidos ha denunciado más de 400 episodios a los que llaman "crímenes de odio" hacia minorías. En todos los casos, desde el pequeño que llora hasta el adulto que golpea, hay un común denominador: la violencia. El líder del mundo libre es un hombre que ha llenado de violencia a todas las capas de la sociedad.

Todos y todo habla hoy en día de Trump, las redes sociales han encontrado, en consecuencia, un punto de quiebre, por ser la única y prinicpal fuente de información en muchos casos. ¿El problema? Poco, muy poco de lo que se dice en ellas es real. Ejemplo: en los más chiquitos los “fireballs” y la guerra que Trump nos va a declarar, en los más grandes el Papa Francisco apoyando a Trump, por decir solo algunas.

Mil millones de personas, según el propio creador de Facebook, ven esta red social al día, muchos más de los que leen un periódico completo. Presas todos de los más de 133 portales dedicados a difundir noticas falsas en redes sociales. Algunos por cierto se han atribuido nada más y nada menos que el triunfo de Trump.

La redes sociales viven de una cosa: dinero. No son ni serán nunca un sitio de periodismo serio. No buscan serlo. Es responsabilidad de todos y cada uno de los usuarios verificar y corroborar lo que en ellas leen. Es ahora responsabilidad de cada uno de nosotros tomar con cautela la delicada situación por la que pasa el mundo, no difundir , ni comunicar información que no esté certificada. ¿Por qué? porque allá, del otro lado de un muro que por lo menos en nuestra imaginación cada vez toma más forma, hay millones de paisanos que tienen un futuro incierto como nunca antes, porque hay familias que temen ser separadas, chavos que tienen miedo de perderlo todo. Porque allá hay millones que están siendo ofendidos, que ese 8 de noviembre confirmaron que más de un vecino los odia, que muchos a su alrededor son un peligro que siempre había estado ahí, pero que se atrevieron a demostrarlo gracias a Trump.

Pero sobre todo, es responsabilidad de ese señor, ese por el que millones de esos vecinos votaron, entender que el país que ahora va a gobernar es la semilla de sueños, de vidas, de historias. Es el más hermoso ejemplo, en casi todas sus zonas, de vivir en comunidad sin importar el color de piel, la religión, el rincón del mundo de donde se es originario.Que el candidato ya murió y ahora vive el presidente y que un buen líder, debería de transformar el odio que hizo a millones votar por él, por entendimiento de una realidad que ha cristalizado la grandeza que ya tiene ese país. Un líder que hace del odio su bandera, tiene resultados catastróficos. No lo digo yo, lo dice la historia.

Visto 823 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario