Viernes, 09 Diciembre 2016 05:50

La plusvalía y el arte de 'ponerse de pechito'

0
0
0
s2sdefault
El tema es apoyado por progresistas y rechazado por liberales. El tema es apoyado por progresistas y rechazado por liberales. Cuartoscuro

No hay espacio para la improvisación en política. Todo error y ocurrencia se pagan caros. El fugaz debate sobre la plusvalía en la Ciudad de México muestra cómo lanzarse sin más pone al gobernante “de pechito” para que lo bateen. Van razones:

Primera, el lenguaje. El tema es apoyado por progresistas y rechazado por liberales y ambos creen tanto en sus causas que están bloqueadas al contraste. Aunque es cuestionable incluir este principio en la Constitución, podría discutirse para leyes secundarias. Pero usar palabras con carga ideológica como “plusvalía” o “propiedad” prendió focos rojos en propios y extraños.

Otro texto de Fernando Dworak: Acción Nacional: el diablo está en las reglas

Segunda, ganar la imaginación. El tema es técnico y aburrido. A nadie le gusta pagar impuestos y la Ciudad está en los últimos lugares del Índice de Información Presupuestal 2016 del IMCO. Se necesitaba una estrategia de comunicación. En su lugar se envió a una constituyente poco acreditada para hablar de equidad y propiedad privada.

Simultáneamente la Asamblea había aprobado la plusvalía en la Ley de Vivienda como parte del paquete económico 2017. El bandazo del jefe de gobierno, la amenaza de veto y finalmente el retiro del dictamen pueden elevar los costos de un partido en el que Mancera no milita.

  DESCARGA NUESTRA APP

Visto 1530 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario