Sábado, 10 Diciembre 2016 03:06

El manotazo del general secretario

0
0
0
s2sdefault
El general pidió que regresar a los cuarteles El general pidió que regresar a los cuarteles Cuartoscuro

No era la primera vez en la que el secretario de la Defensa Nacional, el general Salvador Cienfuegos, había exigido que los militares regresaran a las tareas que les establece la Constitución. Sin embargo, la diferencia fue el tono.

El funcionario advirtió la mañana del pasado jueves que los miembros del Ejército “no estudiamos para perseguir delincuentes” y que es el primero en levantar, “no una, sino las dos manos” para que las tropas vuelvan a los cuarteles.

El mensaje tenía tres destinatarios: el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; los gobiernos estatales y municipales, y el Congreso de la Unión.

El primero, porque a él corresponde velar por la seguridad del país luego de que la Segob absorbió las tareas de la extinta Secretaría de Seguridad Pública Federal. A él le rinde cuentas el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, quien a su vez es el jefe de la Policía Federal.

Otro texto de Hannia Novell: Las decisiones de Francisco

Los segundos destinatarios son los alcaldes y gobernadores quienes hoy están cruzados de brazos esperando que los marinos y soldados hagan el trabajo que le corresponde a sus policías. Cómodamente han dejado la responsabilidad de la seguridad pública en las Fuerzas Armadas.

El Congreso es el tercer destinatario porque lleva meses en la discusión de la Ley de Seguridad Interior con la que se pretende dar un marco jurídico a la actuación de las tropas.

Sin embargo, los señores legisladores deben tener mucho cuidado. No se trata de extender una “carta de naturalización” para que las Fuerzas Armadas realicen tareas de seguridad pública.

Hay un grave error de senadores y diputados al confundir la seguridad interior con la seguridad pública. La primera sí es atribución del Ejército, pero la segunda es de esas policías estatales y municipales que no han estado a la altura de dar seguridad a la población.

Es tiempo de que Gobernación, mandatarios estatales, alcaldes y legisladores, atiendan el llamado del general Cienfuegos para evitar que la sobreexposición de las tropas cauce un roce innecesario con la población, y se registren hechos como los de Tlatlaya.

Otro texto de Hannia Novell: Las lecciones del 09N

Al responsable de la política interna del país corresponde exigir y dar resultados por los miles de millones de pesos que se han invertido para equipar a las policías locales con patrullas, armas e infraestructura. Recursos tirados a la basura pues, a la fecha, muchos de esos cuerpos rozan el desastre.

Al Congreso le toca aprobar ese marco legal para mejorar la seguridad, la justicia y el Estado de Derecho; mientras que las estructuras de poder locales deben dejar solo de estirar la mano y enfrentar la delincuencia.

Otro texto de Hannia Novell: El día después

El enojo expresado por el titular de la Sedena no va a escalar. La institucionalidad de las Fuerzas Armadas está a prueba de fuego, pero no podemos permitir que una de las pocas instituciones que gozan del respeto y la confianza de la población, los pierdan por permanecer en las calles realizando tareas que no les corresponden y para las que no están plenamente capacitados.

No es común que el titular de la Sedena exprese una demanda y que además lo haga con ese grado de energía. Hay que dar respuesta a sus demandas, antes de que sea demasiado tarde.

Visto 786 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario