Lunes, 09 Enero 2017 18:18

Un Acuerdo sin acuerdo

0
0
0
s2sdefault
Lo que pasó es grave porque el gobierno sigue mostrando que no entiende la naturaleza del enojo Lo que pasó es grave porque el gobierno sigue mostrando que no entiende la naturaleza del enojo Saúl López / Cuartoscuro

Primer strike: mensaje fallido del Presidente Peña para explicar el gasolinazo al regreso de sus vacaciones. Segundo strike: cadena nacional que no calma a nadie. Tercer strike: el anuncio de un “Acuerdo” que busca frenar los aumentos de precios pero que no cuenta con el aval de buena parte del sector patronal organizado en la Coparmex. ¿Ponchado?

Lo que pasó es grave porque el gobierno sigue mostrando que no entiende la naturaleza del enojo y del tamaño del problema en que se ha metido. No obstante lo claro de los mensajes en redes, en marchas y en desplegados de organizaciones de Sociedad Civil, el gobierno del Presidente Peña no da acuse del malestar social. De ahí que el remedio sea insuficiente para calmar a una sociedad que manera inusual está saliendo cada vez con más fuerza a las calles.

Otro texto de Mario Campos: ¿Regular o no a las Fuerzas Armadas? Un falso debate

¿Por qué el acuerdo - que debiera ser una especie de último recurso- no funciona? Primero, porque si uno mira y escucha a los oradores verá que es esencialmente un pacto del Presidente con sus empleados. Los elogios vinieron de quienes ha contratado, y las voces que debieran ser la excepción - el líder de la CTM y del Consejo Coordinador Empresarial - por diversas razones se quedaron cortas. La del primero, por decir que un “gasolinazo no acabará con México”, y la del segundo, por mantenerse demasiado cerca de un discurso institucional en un momento en que la sociedad exige una voz más crítica por parte de sus representantes.

En segundo lugar, el pacto no funciona como un espacio para contener el conflicto porque no contiene compromisos tangibles para la población. ¿Dónde están las políticas para favorecer a los más pobres? En ningún lado, porque como dijo el Presidente Peña su gobierno no tuvo margen para decidir y por lo visto tampoco tiene ya imaginación ni ganas.

Otro texto de Mario Campos: Frente a Trump: mucho patrioterismo, nula estrategia

¿Alguien en verdad pensó que el anuncio de una disminución del 10 por ciento en los salarios de la alta burocracia será suficiente para salir de esta bronca? La respuesta es obvia: no. Porque mientras sigan libres los Duarte y los Borge, mientras la clase política siga usando relojes y autos de lujo, mientras siga siendo evidente que su mundo no es el mismo de los ciudadanos, no hay manera de empezar a desmontar un enojo que no es el efecto de la última semana sino el resultado de años de una gestión caracterizada por el desdén hacia la opinión pública.

El “acuerdo” sin acuerdo social es solo el tropiezo más reciente de un gobierno que se ve cada vez más aislado, más solo, y más lejos de la sociedad que le empieza a cobrar los malos tratos de estos cuatro años.

Visto 1209 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario