Martes, 10 Enero 2017 06:10

Mancera aprovecha la crisis del 'gasolinazo'

0
0
0
s2sdefault
Desde hace unos meses Mancera ha comenzado a tomar distancia de Enrique Peña Nieto Desde hace unos meses Mancera ha comenzado a tomar distancia de Enrique Peña Nieto Cuartoscuro

Las crisis, dice el lugar común, son oportunidades. Y sí. Pero también son momentos que retratan gobiernos y, sobre todo, que desnudan gobernantes. Hasta ahora, Miguel Ángel Mancera ha decidido ir en contrasentido de lo que el gobierno federal ha anunciado. La Federación anuncia aumentos; él se aferra a mantener las tarifas del Metro; gobiernos estatales como Morelos, Tamaulipas o el Edomex, suben o esbozan la posibilidad de incrementar las tarifas en el transporte público concesionado; él mantiene los precios más baratos.

Para ilustrar: mientras en la CDMX los usuarios pagan 4 pesos por 5 kilómetros; 4.50 pesos, por entre 5 y 12 km; y 5.50 si la ruta es de más de 12 km; en Guadalajara a un ciudadano le cuesta 7 pesos subirse a un autobús, sin importar el destino ni la distancia del mismo; en Querétaro 8 pesos, también sin importar destino; en el Edomex, también 8 pesos; y en Nuevo León 12 pesos.

Otro texto de Manuel López San Martín: Plusvalía, el desastre de Mancera

Pero como el dinero es finito, el Jefe de Gobierno se acerca a una definición. Estirar la liga e incrementar precios –y satisfacer las presiones de los concesionarios-, con el costo político que implica –en imagen y popularidad, sobre todo-, o aferrarse a las tarifas actuales. La ruta que tome dirá mucho de su estilo de gobernar, sí, pero sobre todo, dará luz sobre su aspiración presidencial.

Desde hace unos meses, Mancera ha comenzado a tomar distancia de Enrique Peña Nieto con quien, los primeros tres años, caminó de cerca. Primero fue el Hoy No Circula y las contingencias del año pasado, después el recorte presupuestal, y ahora el gasolinazo. El Jefe de Gobierno ha pedido una reunión con el presidente, ha dicho que si el Ejecutivo no asiste, él tampoco lo hará y, en el extremo, desestimó el encuentro de la Conago con el secretario de Hacienda José Antonio Meade.

Es una jugada arriesgada, pero puede resultarle. La indignación y el enojo ciudadano ya han elegido a su blanco: el gobierno federal. Si Mancera logra contrastar con la administración de Peña Nieto y, de paso, marca diferencia con otras entidades, bien podría aprovechar la crisis para avanzar un trecho en la carrera presidencial donde, hasta ahora, AMLO parece ir solo. Claro que para lograrlo, su gobierno necesita comunicar bien. Y, pequeño detalle, ese es su talón de Aquiles.

Visto 318 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario