Martes, 24 Enero 2017 03:40

Trump, el adversario que no pudieron aprovechar

0
0
0
s2sdefault
El gobierno tendría que hacer mucho más. Explicar que Estados Unidos está comiendo un error histórico El gobierno tendría que hacer mucho más. Explicar que Estados Unidos está comiendo un error histórico Adolfo Vladimir / Cuartoscuro

Un buen adversario puede ser la perdición o una bendición caída del cielo. En especial cuando se trata de uno que representa una amenaza externa que permite cerrar filas y envolverse en la bandera nacional. El problema para México es que la llegada de un peligro como el que no habíamos visto en más de un siglo coincide con la presidencia menos popular que ha conocido este país al menos desde que se mide la aprobación gubernamental.

Es decir, que cuando más fuertes necesitamos estar, más débiles nos encontramos. Y eso tiene una explicación: durante los últimos 4 años el gobierno del Presidente Peña Nieto se dedicó a decirle a la opinión pública que no gobernaba para complacerla, que no estaba ante un concurso de popularidad. Hoy que el gobierno sale a llamar a la unidad se da cuenta de para qué sirve la tan ninguneada aprobación. ¿O quién quiere cerrar filas con un gobierno que sólo respalda el 12 por ciento de los mexicanos? El tema es central pues aún el programa más eficiente tiene como condición una variable clave: la credibilidad. Y cuando ésta se pierde de poco sirven los decálogos que se puedan presentar.

Otro texto de Mario Campos: Un Acuerdo sin acuerdo

A esto se agrega que frente a la amenaza no se ofrece un proyecto de país sino una agenda de mitigación de daños. ¿O alguien puede sentir entusiasmo por propuestas gubernamentales como aquella que pide, por ejemplo, unas deportaciones apegadas al protocolo? ¿Eso es lo más que puede hacer el gobierno por los mexicanos? Casi tanto como exigir que se nos deje elegir el color del muro que mirará hacia México.

El gobierno tendría que hacer mucho más. Explicar que Estados Unidos está comiendo un error histórico. Que la integración de las últimas tres décadas ha sido de ida y vuelta, y que son ellos también los que tienen mucho que perder. Señalar que México ha apostado por Estados Unidos pero que también tiene mucho que hacer con otras naciones. Que su población - como talento y como mercado - son importantes, y que lo que viene puede ser complicado pero será bueno cuando tengamos un país más diversificado y menos dependiente del ahora impredecible vecino.

Otro texto de Mario Campos: ¿Regular o no a las Fuerzas Armadas? Un falso debate

Sí, el gobierno podría hacer mucho más. Replantear en serio el gasto público, apostar por fortalecer el mercado interno o revisar el modelo fiscal. Solo que para eso necesitan tres cosas que hoy no tiene: visión de Estado, creatividad y capacidad de ejecución. Tres elementos que no puede usar porque las ideas se agotaron con las reformas, porque las ganas hace tiempo que no se ven, y porque la capacidad de convocar se la acabaron - a fuerza de escándalos - hasta quedarse prácticamente solos.

Así, este adversario no será la salvación del gobierno. Ojalá al menos no sea la perdición del país.

Visto 331 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario