Sábado, 04 Febrero 2017 03:52

Los desafíos del Congreso y los riesgos de parálisis

0
0
0
s2sdefault
El Senado y la Cámara de Diputados tienen varios temas pendientes. El Senado y la Cámara de Diputados tienen varios temas pendientes. Facebook Cámara de Diputados

“2017 será un año desafiante que requiere de inteligencia y unidad nacional para salir adelante”. Fueron palabras del coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, al clausurar los trabajos de la reunión plenaria de su bancada en la que definieron la agenda legislativa para el periodo que inició el pasado miércoles 1 de febrero.

Al día siguiente, iniciaron los sombrerazos. Durante la primera sesión de la Cámara de Diputados, los legisladores de Morena desplegaron una manta al pie de la tribuna en la que mostraron el aumento que han registrado los combustibles de 2007 a la fecha, durante las administraciones del PAN y PRI.

¿Y la inteligencia? ¿Y la unidad? Los retos que enfrenta el Congreso son muchos. Se requieren ambos, por ejemplo, para construir una política exterior sólida que permita hacer frente a los embates de la administración de Donald Trump.

También es indispensable que haya inteligencia y unidad para asegurar que varios nombramientos pendientes estén a la altura de las necesidades del país.

Otro texto de Hannia Novell: ¿Quién jaló el gatillo?

La Cámara Alta deberá designar al titular de la Fiscalía Especializada en Materia de Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción, pieza clave del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

Asimismo, entre sus pendientes está la creación de la Fiscalía General de la República, que sustituirá a la Procuraduría General de la República, y desahogar el nombramiento de su titular.

No menos importante será la elección de quien sustituirá a Agustín Carstens como gobernador del Banco de México. Se trata de una decisión que tendrá efectos de largo plazo en la economía mexicana, ya que de él depende que los actores económicos tengan certidumbre y porque será el encargado de conducir, durante seis años o más, la política monetaria y el control inflacionario en el país.

Más allá de estas designaciones, hay asuntos que no pueden esperar. Uno de ellos es la aprobación de la Ley de Seguridad Interior que dará certidumbre jurídica a la actuación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública.

Otro texto de Hannia Novell: El extraño retorno de Luis Videgaray

Entre los pendientes se encuentra la Ley de Justicia Cotidiana, la Ley General en Materia de Desaparición de Personas, reformas en la extinción de dominio, para combatir el lavado de dinero y para evitar el robo de identidad.

En aras de recuperar la confianza de la ciudadanía y para generar ahorros, está el compromiso de reducir 100 diputados federales plurinominales y la eliminación de senadores de lista nacional.

Esos son sólo algunos de los pendientes. El desafío es enorme y la verdad no puedo dejar de ser escéptica. La elección del Estado de México y el banderazo de salida por la carrera presidencial seguramente serán elementos que pueden provocar parálisis. Ojalá el Congreso esté a la altura. La Nación requiere, quizás como nunca antes, inteligencia y unidad, no sombrerazos, ni tomas de tribuna.

Visto 230 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario