Sábado, 18 Febrero 2017 03:32

Los mercaderes de la política y los ‘independientes’

0
0
0
s2sdefault
Varios políticos han dejado a sus partidos políticos. Varios políticos han dejado a sus partidos políticos. Cuartoscuro

En pleno Día del Amor y la Amistad, el senador Armando Ríos Piter rompió la relación que mantenía con el PRD desde hace una década.

Argumentó: “la élite política que habita en todos los partidos, desde el PAN y el PRI hasta Morena, se ha convertido, en esencia, en un grupo de comerciantes del dinero público que se dedica a la administración de las influencias, las impunidades y los privilegios para unos cuantos”.

No se quedó ahí. Destacó que los partidos son “negocios grupales disfrazados, subsidiados por el esfuerzo de los mexicanos”.

Nadie en su sano juicio podría estar en desacuerdo con esas afirmaciones. En todo caso, lo que se exigiría es congruencia.

Con la renuncia de “El Jaguar” al PRD, por cierto, cercano al coordinador Miguel Barbosa, son ocho los senadores que han abandonado ese grupo parlamentario, originalmente conformado por 22 legisladores.

Otro texto de Hannia Novell: ¿Quién jaló el gatillo?

De los ocho que han renunciado, tres anunciaron su incorporación a Morena (Mario Delgado, Rabindranath Salazar y recientemente el chiapaneco Zoé Robledo); Sofío Ramírez se sumó al PRI; y uno más al PT, Benjamín Robles.

Luego de que Alejandra Barrales solicitó licencia para asumir la dirigencia nacional del PRD, tomó su lugar Martha Tagle, quien se declaró independiente. Los otros dos senadores que dejaron el PRD sin sumarse a otra bancada son: Alejandro Encinas, ex jefe de Gobierno capitalino y ex candidato a gobernador del Estado de México, y ahora Ríos Piter.

¿Qué sucede con ellos? ¿Pueden seguir ocupando sus oficinas y contar con el personal que tenían a su cargo? ¿Permanecer como presidentes o secretarios de comisiones? Y, sobre todo, ¿gozar de las prerrogativas que tiene cualquier otro legislador por partido?

El artículo 78 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, dice a la letra:

“Los senadores que no pertenezcan a un grupo parlamentario serán considerados como senadores sin partido, tendrán las consideraciones que a todos los senadores corresponden y apoyos para que puedan desempeñar con eficacia sus funciones, de acuerdo a las posibilidades presupuestales” .

Otro texto de Hannia Novell: Los desafíos del Congreso y los riesgos de parálisis

Según la ley, esos legisladores “independientes” deben gozar de las mismas prerrogativas de los que pertenecen a partidos. Sin embargo, el diputado Jesús Zambrano, quien fue líder del PRD, demandó a Alejandra Barrales y a Miguel Barbosa que definan quiénes son legisladores perredistas y, por ende, están en posibilidad de tomar decisiones a nombre del partido.

“Me parece que hay una absoluta incongruencia el decir que se van porque los partidos no representan o no responden a la sociedad y, al mismo tiempo, siguen gozando de las prerrogativas de esos partidos políticos”, criticó.

A su salida del PRD, Ríos Piter anunció la creación del “Movimiento Jaguar” basado en tres principios: reducir el presupuesto a los partidos políticos; el esfuerzo colectivo para “evitar demagogos y líderes mesiánicos”, y la llamada acción disruptiva. Esa acción implica que frente a un sistema de partidos que ya no funciona, es la ciudadanía la que debe tomar las riendas de la solución de los problemas.

Estimo que tampoco nadie puede disentir de esas propuestas. Y hoy les pediría señores senadores congruencia. Conguencia para devolverle dignidad a la política.

Visto 317 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario