Miércoles, 01 Marzo 2017 03:14

Izquierda Suma Cero

0
0
0
s2sdefault
La única posibilidad que tiene el PRD de dejar de desangrarse y de sobrevivir es refundarse ahora mismo La única posibilidad que tiene el PRD de dejar de desangrarse y de sobrevivir es refundarse ahora mismo Cuartoscuro

Es proverbial en todo el mundo hispano-americano la pulverización de la izquierda, desde la República Española hasta el malhadado gobierno de Allende en Chile, pasando por innumerables episodios en otros países hermanos. Desde luego México no es la excepción. Es difícil e inestable la convivencia institucionalizada de todas las facciones que componen el campo de la izquierda. Es muy complicado para el PRD coexistir con grupos y organizaciones que habitan fuera de la legalidad institucional en un mundo de milenarista subversión (ahora emparentados con el crimen organizado, especialmente en Guerrero, Oaxaca y Chiapas, y con el vandalismo anarquista en las grandes urbes).

También, son volátiles e incluso imposibles los enlaces con una nueva izquierda comunitarista – indigenista que resucita una visión del mundo basada en castas, linajes y razas escogidas, furibundamente antiliberal (nueva utopía, dado el desaire del proletariado y el derrumbe del socialismo).

Otro texto de Gabriel Quadri: Constitución CDMX, Constitución Panglossiana, el alma de la Ciudad

Pero más complejo aún, será el concubinato con un líder mesiánico infalible henchido de ambición obsesiva por el poder (antes, rasgo destacable de las derechas autoritarias y fascistas). Sobre todo, si es arropado por dos o tres empresarios desorientados que lo ven como gran “negocio” (declaración literal) en el futuro inmediato. Entonces, las sumas no se mantienen, los polinomios políticos se colapsan, se fisiona una posible molécula de izquierda.

Sólo la sensación de que el poder se acerca puede sobreponerse a las fuerzas de dispersión y repulsión. Algunos creen oler, ahora sí, los azares del triunfo. Saltan de sus embarcaciones partidarias (PRD) y empiezan a hacer cálculos. Suponen que crecen, pero en realidad le quitan a unos para darle al otro.

Otro texto de Gabriel Quadri: 2018, pulverización política o segunda vuelta electoral

Es el juego de suma cero de la izquierda. Juntos o separados tendrán la misma votación total. Pero ellos anticipan una profecía auto-cumplida: si todos creen que va a ganar, entonces va a ganar. Apuestan fuerte, tapándose las narices. Pero sabemos que si llegan al poder, se confrontarán irremediablemente; habrá traiciones, decepciones, desastres, populismo tóxico, promesas incumplibles. Será intensa la pelea por las posiciones y los presupuestos. También sabemos que apostando fuerte, si pierden, así, se perderá todo, será el fin de esta izquierda como fuerza política institucional relevante, al menos a escala nacional.

En este escenario, la única posibilidad que tiene el PRD de dejar de desangrarse y de sobrevivir es refundarse ahora mismo, buscar nuevos liderazgos, un relevo generacional, y lanzar, ya, un candidato propio que pueda arrojarles una votación decorosa, tanto a nivel nacional como en la Ciudad de México. Pero es poco probable.

Visto 347 veces

Información adicional

  • Deja un comentario:

    Deja un comentario