Danielle Dithurbide

En esta esquina...

Sáb 22 Abril 2017 07:37

Candidatos Francia

"Amo desde lo más hondo del corazón, desde lo más hondo del alma, a esta nación milenaria que no se somete, a este pueblo impetuoso que no renuncia.”

Así se anunció durante meses la candidata ultraderechista de Francia, así se anunció, la Trump de Francia, la que busca copiar al Brexit con el Frexit.

Hoy el Frente Nacional de Marine Le Pen es el partido preferido de los jóvenes. Más del 35% de los franceses de menos de 30 años comulga con las ideas de Le Pen, lo cual no sucedía con sus similares mencionados con anterioridad. La razón: estos jóvenes están convencidos de que vivirán peor que sus padres o abuelos en Francia, donde el desempleo golpea al 25% de la población menor de 30 años.

Y sí con su programa antiliberal que ataca a derecha e izquierda tradicionales por igual, su promesa de sacar a Francia del euro, eliminar el islamismo radical con la mano dura, reducir a la mitad la migración legal y sancionar el llamado "racismo antifrancés", el Frente Nacional se ha afianzado como la primera fuerza política de los segmentos poblacionales menores de 35 años, que tienen en la mente la carnicería del Bataclán hace 17 meses, y no quieren vivirlo de nuevo.

Y lo que cuesta trabajo creer, de quienes anticipan su voto por Len Pen, el 10 por ciento es musulmán.

En la otra esquina, el “galán” de la novela electoral. Tiene solo 39 años, ofrece un rostro nuevo en la escena política del país, lo llaman "El Kennedy francés”, se presenta como un candidato antisistema, ni de izquierdas ni de derechas, deseoso de transformar Francia y reconciliar el proteccionismo del Estado con el liberalismo económico. Es Emmanuel Macron.

Beneficiado por el escándalo de corrupción de quien fuera puntero de la carrera en un principio, Macron ha fascinado a los franceses con su vida personal, tan increíble, como la propia campaña que Francia ha vivido. De ganar la presidencia, llegaría al Palacio del Elíseo acompañado de su mujer, de 64 años, con 7 nietas, su maestra cuando él tenía 16, y quien dejó todo por su joven enamorado.

En el final de fotografía también está el controvertido y conservador François Fillion que se alejó de la meta inmerso en un escándalo de corrupción y  el izquierdista radical Jean-Luc Mélenchon, admirador de Fidel Castro y Hugo Chávez que, en los últimos días, experimentó una importante subida en las encuestas. Detrás de los cuatro, que dicho sea de paso están todos involucrados en escándalos de corrupción, hay 7 candidatos más.

Así que la carrera por la presidencia de Francia, ha tenido y tiene de todo, personajes e historias que bien cabrían en el guión de una película de ficción, o de terror, escándalos, cambios radicales en las preferencias y una situación inédita: se lleva a cabo por primera vez con el país bajo un estado de alerta, que se intensificó - de manera favorable para Le Pen - con otro individuo armado disparando a destajo, hace 48 horas, en la avenida más famosa del mundo. Tiene de todo, menos algo: un resultado certero. Analistas hablan incluso de un posible empate técnico entre 4 candidatos.

A horas de la primera vuelta electoral un tercio de los francés no sabe por quién votar, el mundo espera otro resultado sorpresivo ante la poca confianza que la historia reciente del mundo, le da a encuestadores y analistas.

Pero el sistema electoral francés nos da un respiro; la segunda vuelta. Aunque los resultados mañana pudieran favorecer a Le Pen, se espera que en esa, que será dentro de 15 días, Macron arrase con la ultraderechista producto de la preferencia de quienes voten por candidatos que no lleguen al 7 de mayo, y se convierta en el próximo presidente  del país.

¡Cuánto hubiéramos querido una segunda vuelta en Estados Unidos! ¿Habría Brexit si en Reino Unido existiera? En fin, el mundo otra vez espera un resultado que puede o no, unirse a la cadena de acontecimientos que están cambiando el orden. Y mientras tanto, Trump, fiel seguidor de Le Pen, nos tiene temblando con sus amenazas de una guerra nuclear.