El PRI es el partido más antiguo en México, mantuvo el poder en todo el país, con las gubernaturas y el Congreso al gobernar durante 70 años consecutivos, de 1930 a 2000; pero en la actualidad enfrenta una de sus peores crisis, un declive que en 2023 lo llevó a perder su bastión más importante, el Estado de México, sin embargo este ​​descenso tuvo una de sus peores pérdidas en las elecciones de 2016.  

Desde 2016 a la fecha, el declive parece imparable y es que el que fuera el partido más importante de México pasó de dominar 19 estados a gobernar solo dos entidades: Coahuila y Durango, ambas retenidas con candidatos priistas pero de la mano de la alianza con el PAN y PRD.

Político MX te recomienda: El declive del PRI con ‘Alito’ Moreno

Elecciones 2016

Hasta 1988, el PRI gobernaba todos los estados de México, pero en 1989 el PAN le arrebató su primera gubernatura, el estado de Baja California; sin embargo, una de sus peores derrotas vino en las elecciones del 5 de junio de 2016, al perder cuatro bastiones históricos, incluido Veracruz, por ello se considera que en este año marcó el declive del tricolor.   

De acuerdo con Expansión Política, por primera vez en la historia moderna, la oposición gobernó a más mexicanos que el PRI tras los resultados de las elecciones de 2016. Cuando el PAN y PRD junto con el gobierno independiente en Nuevo León, tomaron el control en los territorios donde vive el 50.8% de la población; mientras que el PRI y su aliado el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) se quedarán con 49.1% de los habitantes de México bajo su gobierno. 

Tras los malos resultados electorales de ese año, en los que el PRI perdió Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz; Manlio Fabio Beltrones presentó su renuncia como dirigente nacional del partido en junio. 

Elecciones 2018

Si bien en 2012 recuperó la Presidencia con el mexiquense Enrique Peña Nieto, en las elecciones presidenciales de 2018 volvió a perder de manera contundente frente al ahora presidente Andrés Manuel López Obrador. De dominar todo, el partido pasó a convertirse en la tercera fuerza política nacional, recibiendo el 13.56% de los votos emitidos, a favor de su candidato José Antonio Meade, quien por cierto no estaba afiliado al partido. 

De acuerdo con los resultados finales de los Cómputos Distritales para la Presidencia de las Elecciones de 2018, el PRI obtuvo 7, 677 180 votos, por debajo de Morena y el PAN. En cuanto al Congreso Morena se llevó más del 50 % de las curules, convirtiéndose en la primera fuerza política, seguido del PAN que se quedó como la segunda fuerza con el 15.8% y el PRI quedó desplazado como la cuarta fuerza con el 9.8 % de las 500 curules.   

Elecciones 2021 y 2022

De las elecciones de 2021, se renovaron 15 gubernaturas. Este año por primera ocasión compitió la coalición Va por México, integrada por el PAN, PRI y PRD, creada por los actuales dirigentes de los tres partidos de oposición: Marko Cortés, Alejandro “Alito” Moreno y Jesús Zambrano. 

Como coalición compitieron juntos en 11 estados, mismos en los que perdieron todos frente a Morena y uno más con Ricardo Gallardo, del PVEM. En el caso concreto del PRI perdió ocho estados en disputa, entre ellos bastiones como Colima y Campeche, donde no se había visto la alternancia.

La coalición de los tres partidos se mantuvo para las elecciones de 2022, donde se disputaron seis gubernaturas, de las cuales el PAN, PRI y PRD solo se llevaron dos. Aguascalientes con una candidata panista María Teresa Jiménez Esquivel y Durango con el priista Esteban Villegas Villarreal. 

​​De las seis entidades que se renovaron en 2022, cuatro estaban gobernadas por el PAN: Aguascalientes, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y las otras dos eran gobiernos del PRI, Hidalgo y Oaxaca, de las cuales estas cuatro últimas ahora pertenecen a Morena. 

Elecciones 2023

Finalmente en estas elecciones de este domingo 4 de junio, el PRI apostó por dos priistas para retener sus últimos bastiones: Estado de México y Coahuila, así como definió que se la jugaría de nueva cuenta en alianza con el PAN y PRD, pero solo en el segundo estado obtuvieron buenos resultados. 

Al perder el Estado de México y retener Coahuila con su candidato, el priista Manolo Jiménez, en alianza con el PAN y PRD, el PRI conserva este estado más Durango, que se llevó también con uno de sus militantes. En la Cámara de Diputados es la tercera fuerza política con 69 diputados y en el Senado cuenta con 13 escaños.