Los dirigentes de la coalición Dignidad y Seguridad por Morelos, integrada por PRI-PAN-PRD-RSP señalaron que las supuestas acusaciones contra la senadora Lucy Meza, son un síntoma de desesperación y representan una distracción, “una cortina de humo y una caja china”, para evitar que se hable del “pacto de impunidad que le dio Morena a Cuauhtémoc Blanco”, con la candidatura a diputado federal plurinominal.

En conferencia de prensa, los dirigentes estatales del PRI, Jonathan Márquez; del PAN, Dalila Morales; de RSP Morelos, Karla Aldama y la representante del PRD, Teresa Domínguez, aseguraron que no hay ni un solo morenista de Morelos que salga a defender al gobernador ni a su candidata.

“Tuvieron que traer a un veracruzano (Sergio Gutiérrez Luna), quien ha perdido elecciones a la gubernatura en aquella entidad, para venir a Morelos y acusar a Lucy Meza, la candidata que les va a ganar en el estado. Así lo hicieron porque es evidente que ningún morelense de Morena puede defender al gobernador”, reiteraron.

Indicaron que esas acusaciones se tratan de una distracción política para desviar la mirada de lo que realmente está sucediendo en Morelos y remataron: “quieren desviar la atención por el fuero que se está dando a Cuauhtémoc Blanco”.

Calificaron como preocupante que busquen otorgar fuero al gobernador más allá del derecho de aspirar por una diputación federal, por la vía plurinominal, pues acusaron que esto solo evidencia que hay un gran interés por proteger la corrupción que ha ejercido el ejecutivo del estado.

En ese contexto, los dirigentes de los partidos señalaron que Morena va a pagar un costo muy alto el próximo dos de junio, porque los morelenses están esperando que Blanco Bravo aclare en qué fueron gastados los más de tres mil millones de pesos, que fueron observados como presunto desvío de recursos por la Auditoría Superior de la Federación, así como el tema del nepotismo por la contratación de sus familiares directos en varias secretarías de su administración.

Finalmente, advirtieron que no quitarán el dedo del renglón para exigirle al gobernador que lo aclare.