Enrique Alfaro, actual gobernador de Jalisco, dio a conocer que a partir de este jueves 26 de octubre ya cerró su ciclo en la política electoral y a partir de mañana le entregará la estafeta a quienes se quedan a “construir el futuro de nuestro movimiento” rumbo a las elecciones de 2024. 

Da clic aquí y entérate de todo sobre las elecciones y la política en nuestro canal de WhatsApp. 

“Hace unos minutos cerré mi ciclo en la política electoral. Lo hago orgulloso de lo que logré al lado de miles de hombres y mujeres libres de Jalisco. A partir de mañana entrego la estafeta a quienes se quedan a construir el futuro de nuestro movimiento. Sé que lo harán muy bien. Yo estaré concentrado en cumplir con mi responsabilidad como gobernador hasta el último día”, destacó el gobernador. 

Enrique Alfaro aprovechó para agradecer a todo su equipo por darle la oportunidad de “pilotear este viaje” durante dos décadas. 

“Juntos, desde abajo y luchando contra todo, transformamos la historia de nuestro estado. Así de simple. Eso es lo que me llevó para siempre”, agregó Enrique Alfaro. 

Hace un par de meses, Enrique Alfaro había protagonizado un conflicto con Dante Delgado,coordinador nacional de Movimiento Ciudadano, ante su negativa por abrir las puertas de su partido a una alianza para poder asegurar la victoria de 2024 y la postura del gobernador a favor de Xóchitl Gálvez, virtual candidata presidencial del Frente Amplio por México. 

Político MX te recomienda: Enrique Alfaro pide a MC ‘no cerrar’ puertas a Marcelo Ebrard rumbo a 2024

La molestia de Alfaro llegó al grado que rompió con el llamado movimiento naranja, abrió la posibilidad de migrar a una agrupación política local e inclusive llegó a hacer algunas declaraciones contra Dante Delgado: “lo veo fuera de control y declarando cosas de manera muy desesperada, ojalá recapacite, reconsidere, por el bien de él, es un hombre que por su trayectoria no merece acabar haciendo esos papeles”. 

Sin embargo, hace apenas una semana Dante Delgado Rannauro y Alfaro Ramírez, se reencontraron en un evento en el Senado de la República, donde hicieron las paces y el gobernador dio el visto bueno para que el candidato presidencial salga de las filas del partido, aunque en un  tono más relajado no le cerró las puertas al excanciller Marcelo Ebrard.