Congreso
10_delgado_polevnsky_padierna_clouthier_gomez_1200_notas_230719_ml.jpg
Foto: Cuartoscuro

Intención de Delgado por Morena abre hueco a San Lázaro: la contienda

Mar 23 Julio 2019 21:55

Morena se enfrenta a una disyuntiva como resultado de su proceso de renovación en la dirigencia nacional: si eventualmente Mario Delgado es contendiente, ¿qué va a suceder con su doble posición de poder en la Cámara de Diputados: coordinador de la bancada, presidente de la Junta de Coordinación Política y a su vez con la disputa por presidencia de la Mesa Directiva? No es que falten personajes con suficiente peso político, pero el hueco que se abriría bien puede desatar otra “batalla interna”; además de lo que pueda buscar la oposición para colocarse.

Morena realizará su proceso de renovación de dirigencia el próximo 20 de noviembre en el marco de su Congreso Nacional; en agosto saldrá la convocatoria respectiva y hasta el momento se perfilan cuatro aspirantes a contender por la presidencia: Bertha Luján, Mario Delgado, Alejandro Rojas y la actual dirigente Yeidckol Polenvsky.


En el caso de Delgado, de acuerdo con lo que ha señalado en entrevistas el legislador federal morenista, Sergio Gutiérrez, tendría el respaldo de al menos la mitad de los gobernadores que ganaron sus entidades el 1 de julio de 2018. Tan solo el 20 de julio pasado recibió el apoyo del Gobernador de Tabasco, Adán Augusto López.


De igual manera Gutiérrez adelantó que hasta ahora, la mitad de los senadores de Morena han mostrado apoyo, junto con unos 200 diputados federales. Además, analistas y columnistas perfilan que el respaldo a Mario Delgado sería producto de una alianza no declarada entre Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard, con miras a mantener amplias áreas de influencia en los años por venir.

Frente a las altas probabilidades de que Delgado sí se registre como candidato a dirigir Morena, dos cuestiones inmediatas estarían por resolverse por una coyuntura doble: nombrar un nuevo coordinador de bancada, y ante el inicio del segundo año de la LXIV Legislatura es necesario renovar la Mesa Directiva pues a la vez concluye el periodo de Porfirio Muñoz Ledo.  


En una perspectiva por demás pragmática, los morenistas tendrían que resolver “en automático” a su nuevo coordinador con las mínimas negociaciones y consensos, sin entramparse en mayores discusiones; surgen a bote pronto, según analistas, tres nombres inmediatos: Tatiana Clouthier, Dolores Padierna y Pablo Gómez. Cada uno con una posición de liderazgo propia, estilos diferentes y maneras particulares de conducir arreglos.

Porque es desde allí que tendría alguno de ellos que revisar con los otros grupos parlamentarios cómo repartir la Mesa Directiva; en rigor de acuerdo con la Ley Orgánica,  le corresponde a la segunda fuerza en importancia en la cámara baja, esto es, a Acción Nacional. También con la ausencia de Delgado quedará descubierta la presidencia de la Junta de Coordinación Política; ¿una distribución salomónica? depende de las voluntades políticas y el ánimo negociador, lo que de momento no se observan como variables crecientes.



Todo ello es lo que elevará la “temperatura política” en lo que resta del verano en el Palacio Legislativo de San Lázaro; en el mismo tramo la llegada del 1 de septiembre donde el presidente Andrés Manuel López Obrador deberá entregar su primer Informe de Labores, lo que será otra ventana de oportunidad para la oposición y sus posturas. Es parte del “efecto dominó” que genera la primera renovación en la cúpula de Morena ya como el partido en el poder.

Batres apela a la unidad en la renovación de dirigencia de Morena