Gobierno Federal
11_reforma_electoral1200_notas110619.jpg
Foto: Moisés Pablo/Cuartoscuro.com AMLO, INE y Morena en la batalla que viene: nueva reforma electoral
Sáb 22 Junio 2019 17:31

Reunidos en San Lázaro, en unos foros que apenas están en marcha, comenzaron a vislumbrarse las posturas de los diversos actores políticos en un proceso que tarde que temprano va a llegar: una nueva Reforma Electoral de alcances aún no definidos con respecto a la de 2014. Por supuesto que el presidente Andrés Manuel López Obrador junto con las bancadas de Morena en el Congreso van por una vía; el Instituto Nacional Electoral (INE)  y hasta el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) tienen algo qué decir.

En la sede de la Cámara de Diputados iniciaron los foros de consulta sobre la reforma del Estado, los cuales incluyen el análisis sobre un cambio constitucional a las reglas electorales de cara al proceso electoral federal 2021.

Hay que recordar que existe una iniciativa de reforma electoral la cual plantea desaparecer los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE

https://politico.mx/minuta-politica/minuta-politica-congreso/morena-busca-reforma-electoral-para-modificar-ine-y-eliminar-oples/

) para dejarle toda la responsabilidad de organizar las elecciones al INE. El ajuste está basado en el principio de austeridad republicana, ya que para este año los OPLE recibieron más de 9 mil millones de pesos para sus tareas, que según la propuesta bien podrían realizar el INE. 

Al respecto,  el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, dijo estar a favor de la austeridad y añadió que todo el sistema electoral siempre es perfectible; puso los focos amarillos de que “cambios mal planeados o claramente mal intencionados pueden implicar una regresión antidemocrática”. Planteó cuidar permanentemente la certeza de las elecciones, además de defender la autonomía de los órganos electorales.

Por lo pronto en el inicio de estos foros líderes de Morena delinearon los temas que buscan modificar como la reducción de las prerrogativas de los partidos políticos, austeridad en los procesos electorales, reducción de los legisladores plurinominales; así como analizar que el voto sea obligatorio, hacer efectiva la revocación de mandato y la consulta popular.

Mario Delgado, coordinador de Morena, dijo que el Presidente de la República, desde la noche del 1 de julio dijo un objetivo muy claro, dijo “vamos a aprovechar este gran bono democrático que nos está dando la sociedad mexicana, para ir hacia una auténtica democracia”.

El presidente del Senado, el morenista Martí Batres insistió que el mandato de las urnas el 1 de julio del año pasado fue “transformar, transformar todo. Y me parece que el Congreso, esta Legislatura, tiene el suficiente ánimo e ímpetu para hacerlo”.

En su oportunidad, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero consideró que “ Será a través del diálogo, sin prisas, pero sin pausa, que será posible construir los consensos que doten a una eventual futura reforma electoral, de la legitimidad que sustente su puesta en acción y su permanencia en el tiempo”.

En su mensaje, el magistrado Felipe Fuentes Barrera, presidente del TEPJF, se pronunció por fortalecer a los tribunales electorales locales y actualizar las normas en la materia; recordó que la discusión no significa confrontación, sino sinergia, y con estos trabajos queda manifiesta “la voluntad de escuchar las ideas, planteamientos y las propuestas de los diversos Poderes y de la sociedad”.


A la distancia, hay quienes observan más focos rojos  en este rubro. Entrevistado por El Universal sobre la iniciativa de Morena, José Perdomo, académico de la Universidad La Salle, comentó que tal y como está, sería “una regresión al sistema federalista” del país debido a que todo el poder se centrará en un organismo nacional, tal como era en los tiempos cuando la Secretaría de Gobernación organizaba los comicios.

Estos foros serán apenas un acto para mostrar las intenciones, y quizás las rutas, que se buscarán para una batalla que desde ahora se anticipa de proporciones poco anticipadas: cambiar el sistema electoral y democrático como se concibe en los tiempos de la Cuarta Transformación.