Gobierno Federal
Crecimiento bancaria en conjunto con los gobiernos
Politico.mx Cobertura bancaria: ventajas de crecer en común
Mar 23 Julio 2019 01:17

Así como los usuarios particulares se benefician de manera directa de una mayor cobertura bancaria, los gobiernos estatales y municipales son otros clientes que obtienen grandes ventajas con una mayor presencia de las instituciones financieras. Como en otras revisiones, en Político.mx damos cuenta de los beneficios del acceso a servicios bancarias, en esta ocasión en un rubro que parecería darse por descontado a la hora de evaluar cómo avanza el sector bancario-financiero.

En este tema de la inclusión financiera, hay metas que México, como parte de la comunidad internacional, debe alcanzar: en 2015 la ONU puso en marcha los Objetivos de Desarrollo Sostenible con el objetivo de erradicar la pobreza extrema para el 2030. En siete de los diecisiete objetivos, la inclusión financiera es clave. 


La inclusión financiera es fundamental para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos; al involucrarlos en su comunidad y al hacerlos partícipes del desarrollo económico en su entorno. Con más acceso a créditos y ahorro, aumenta su seguridad económica y se fomenta la inversión y el desarrollo. Además, con presencia bancaria se recauda más y mejor. Aunque a veces no nos guste pagar impuestos, es precisamente el pago de impuestos y el pago de derechos, lo que permite que los servicios públicos mejoren y se desarrolle una comunidad.

Para explicarlo con un ejemplo: que en un pueblo o ciudad de tamaño mediano exista al menos una sucursal bancaria sirve a la autoridad para que los ciudadanos puedan cubrir sus contribuciones sin tener como obligación ir al ayuntamiento o a la oficina respectiva. Incluso en algunos bancos, para pagar en sábados e incluso domingos. Más opciones de pago, más posibilidades de cumplir.


Pocas veces reparamos que esa es una de las funciones esenciales de la banca: permitir el flujo de los recursos financieros en todo el país al distribuir los billetes y monedas; pagar los cheques que se emiten por nómina; ofrecer el servicio de pago con tarjetas de débito y crédito, o ampliar la distribución de efectivo a través de los cajeros automáticos, entre otros.

México tiene aún amplias oportunidades en el sector: aunque la banca digital crece aceleradamente, estudios recientes indican que todavía 75% de los mexicanos aún quiere acudir a una sucursal física para que sea su principal canal para realizar trámites bancarios. En este año el proyecto de la banca mexicana es dar cobertura de productos y servicios financieros a 522 municipios que carecen de ella, sobre todo en el sureste de nuestro país.


Aunado a todo esto, ahora varios bancos apoyan al Gobierno en la dispersión de los apoyos de los programas federales, sobre todo los diez más esenciales, a los beneficiarios de los programas en todo el país. En cada ciudad, en cada municipio y localidad. El banco que está en la localidad más alejada debe asumir ese objetivo como prioritario no solo como una obligación, sino porque construye el círculo virtuoso de sumar mayores ciudadanos a la bancarización  y a los servicios financieros virtuales. Parece algo obvio, pero no necesariamente ocurría en el pasado: los bancos deben estar en donde la gente más los necesita.

Así cobra más relevancia  la cobertura geográfica de los bancos en México, ya sea los nacionales (los pocos que quedan) y los extranjeros. En este sentido, Banco Azteca encabeza la lista de bancos de México al cubrir las 32 entidades federativas con sus 1,850 sucursales; con presencia en 786 municipios del país, 232 más que BBVA que está en segundo lugar con 1,835 sucursales (con datos a marzo de 2019), cubriendo 554 municipios.

Cuando uno se pregunta por qué varios bancos aceptaron la propuesta del Gobierno de apoyar en la dispersión de recursos, la respuesta está en su capacidad de llegar a donde otros no llegan y facilitarle la vida a los beneficiarios de los programas sociales. Es muy injusto que alguien que recibe un apoyo tenga que viajar por carretera horas para llegar a una localidad vecina en donde sí hay una sucursal bancaria. Por eso, que los bancos estén en más lugares ayuda a más personas. Algo importante de resaltar es que en 170 municipios, Banco Azteca es el único banco que hay (en otros 205 es uno de los dos bancos presentes).


En conclusión, una mayor cobertura bancaria beneficia a todos. Permite llegar a más personas y empresas, ayuda a que gobiernos municipales y gobiernos estatales tengan una mayor recaudación y beneficia además a los sectores más vulnerables de la población, para que no tengan que desplazarse y gastar los pocos recursos que tienen para recibir el beneficio del programa social que reciben.

Bancos y crecimiento: el ranking de quiénes tienen más sucursales