Gobierno Federal
06_eclipse_1991_salinas1200_notas010719_ct.jpg
Foto: Cuartoscuro.com/El Universal México 1991: Salinas, eclipse, TLC, Miss Universo y conflicto político
Lun 01 Julio 2019 22:05

Hay amplia expectación en Chile y Sudamérica por el eclipse solar de este 2 de julio; una experiencia que ya vivió una generación de mexicanos en el ahora lejano 1991. Un año con acontecimientos muy particulares pero que tienen ciertos nexos con las condiciones y los personajes de hoy en día: ese eclipse, las negociaciones por el TLCAN y hasta la primera corona en el certamen Miss Universo, pasando por los primeros grandes conflictos políticos. Político.mx echa un breve vistazo a esos meses.

Por principio recordar que el fenómeno del 11 de julio de 1991  fue considerado el más importante del Siglo XX: inició su camino en medio del Océano Pacífico y de ahí pasó por Hawái, México, Centroamérica y Sudamérica. En cada punto la sombra duró 6 minutos 53 segundos (el más largo de ese siglo); en la Ciudad de México inició a las 13:24 horas y prácticamente la metrópoli se paralizó cuando el día se hizo noche.


Era la plenitud del sexenio de Carlos Salinas de Gortari en el final de una época donde “nada se movía sin que el presidente estuviera enterado”; por ello el fenómeno astronómico no podía quedar fuera de su ámbito de competencia: reunió a los titulares de diversas dependencias, como la Secretaría de Gobernación y el Conacyt, para crear la “Comisión Intersecretarial para el Eclipse” que tenía a su cargo organizar conferencias y todo tipo de difusión tanto científica como política sobre esa memorable fecha.

Una de las acciones de esta comisión fue mandar a fabricar y distribuir filtros especiales para que la población pudiera observar el eclipse sin riesgos para la vista; pese a ello hubo reportes de al menos un centenar de personas que tuvieron que ser atendidos.


Salinas de Gortari y su administración parecían tener todo bajo control y que su agenda avanzaba casi sin sobresaltos: un año antes, el verano de 1990, iniciaron las conversaciones formales con los gobiernos de Estados Unidos y Canadá para lo que sería un ambicioso y en ese momento casi impensable Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Por supuesto que había voces desde la oposición de izquierda como el PRD que advertía de serias “asimetrías económicas” y que “el proyecto neoliberal llevaría a la ruina a los productores e industriales mexicanos”.


Por ello cuando el 17 de mayo, en Las Vegas Lupita Jones ganaba la primera corona de Miss Universo para México hubo suspicacias de que en realidad el certamen de belleza estadounidense quiso “quedar bien” con el eventual socio comercial y a tono con las pláticas trilaterales.


Por otro lado el gobierno priista estaba por romper una tradición centenaria. En ese 1991 se discutieron y se reformaron algunos artículos de la Constitución para hacer más flexibles las leyes en torno a las Iglesias. Como parte de ello se les otorgó personalidad jurídica, se permitió el voto a los ministros del culto y se autorizó a las agrupaciones religiosas que se dediquen a la enseñanza. Si bien se mantuvo la condición laica del Estado fue la manera en que se pavimentó el camino para que un año después se restablecieran relaciones con el Estado Vaticano.


A nivel electoral  buena parte de los mexicanos mayores de 18 años estrenaban una flamante credencial para votar con fotografía, emitida por el recién conformado Instituto Federal Electoral (IFE), uno de los logros de la complicada y ríspida elección de 1988

La efervescencia de ese año no había muerto del todo a nivel político y la elección federal intermedia, así como las locales fueron muestra evidente de una "ola democrática” que parecía imparable; eso a pesar de que el PRI volvía a dar visos del “carro completo”.

Sin embargo en San Luis Potosí el PRI impuso un candidato que no se paraba en ese estado desde hacía años; es así que el activista opositor,  Salvador Nava, con 91 años de edad y enfermo de cáncer, da su última pelea a favor de la democracia e inicia una gran marcha hacia la ciudad de México.


Tabasco era otro foco de tensión, sobre todo por el crecimiento que mostraba el recién fundado PRD, encabezado por el entonces expriista Andrés Manuel López Obrador, en las elecciones locales de noviembre de ese año reclamó el triunfo en los municipios de Cárdenas, Nacajuca y Macuspana.

Ante la negativa del PRI en reconocer derrotas, el 23 de noviembre y al frente de más de 500 perredistas, López Obrador marchó por primera vez a la Ciudad de México, en lo que llamó “éxodo por la democracia” que concluyó el 11 de enero de 1992 en el Zócalo capitalino.


Así fue el México que vio el eclipse total de sol en el verano de ese 1991: la inseguridad no era un factor a considerar en la vida cotidiana; no existía el internet, pues apenas se introducían las primeras computadoras en el gobierno y en las grandes empresas; los teléfonos celulares eran para algunos privilegiados que tenían que cargar la batería en un maletín aparte. Un país un tanto diferente del cual aún vivimos algunos efectos.

Salinas de Gortari defiende el TLCAN; pide que no sea desmantelado