Gobierno Federal
5_amlo_bonilla_medina_salinas_caso_bc_1200_notas_220719_ml.jpg
Foto: Notimex / Facebook.com/JaimeBonillaValdez / Cuartoscuro Salinas y el Guanajuato de 1991: ¿AMLO haría ‘concertacesión’ en BC?
Lun 22 Julio 2019 22:32

La transición a la democracia en México tiene varias lecciones de las cuales aún se puede aprender o tomar conciencia de sus riesgos: viendo lo que ocurre en Baja California, algunos voltean hacia el Guanajuato de 1991, la llamada “concertacesión”. Un episodio de negociación del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari para algunos, para otros de quebranto democrático; lo cierto es que algunos columnistas ven más similitudes con lo que se vive en la entidad al noreste del país.

El 18 de agosto de 1991 se celebró la elección para gobernador de Guanajuato: compitieron Ramón Aguirre por el PRI; Vicente Fox por el PAN y Porfirio Muñoz Ledo por el PRD, que tenía dos años de haberse fundado.

Aguirre, exregente del Distrito Federal y uno de los seis distinguidos priistas que buscan ser candidatos a la presidencia en 1988, ganó según el cómputo oficial; pero Fox aseguró que hubo fraude por lo que encabezó un movimiento postelectoral de protesta que tensó el ambiente no solo local, sino nacional.


Fue así que según los testimonios de la época, así como por entrevistas posteriores, Carlos Salinas y los dirigentes del PAN negociaron para que la gubernatura se entregara al blanquiazul, siempre y cuando no fuera Fox el interino por lo que se optó por Carlos Medina Plascencia. Esto se concretó cuando Ramón Aguirre confirmó que renunciaba a tomar posesión del cargo: de esa forma inició la era de los gobiernos blanquiazules en la entidad.

Así nació una palabra que no existe en el diccionario, pero que se ocupa para referirse a negociaciones políticas indebidas: “concertacesión”. Quedó en el imaginario popular la intervención directa del presidente en la vida política de una entidad, sin importar la voluntad expresada en las urnas.


Es por ello que ante la crisis desatada por la decisión del Congreso local de Baja California por extender el mandato de dos a cinco años de Jaime Bonilla, se plantean todo tipo de escenarios de aquí a noviembre. A unos, les parece un ataque a la democracia; y a los otros, un apoyo a la voluntad popular por lo que habría que ampliarlo; la resolución bien podría ser tan lejana o cercana a ese Guanajuato de hace 28 años.


Equipo de Bonilla critica propuesta de Muñoz Ledo para Baja California