Bruce McArthur, el asesino en serie de hombres homosexuales

Bruce McArthur iniciaba su macabro ritual, cuando un equipo táctico de la policía canadiense derribó la puerta y lo arrestó.

Bruce McArthur, el asesino en serie de hombres homosexuales
Foto: La Vanguardia

John vivía su sexualidad en la sombra y llevaba una doble vida: nadie de su familia, oriunda de Oriente Medio, sabía que era gay. Por eso aquella mañana decidió citarse a escondidas con un individuo, al que había conocido en una app, y dar rienda suelta a un encuentro esporádico de sexo duro. Una vez en el apartamento de su ligue, John accedió a esnifar un poco de popper y a ser atado a la cama. Sin embargo, el anfitrión había planificado un divertimento mejor: asesinarlo, descuartizarlo y ocultarlo en una maceta.

Justo cuando Bruce McArthur iniciaba su macabro ritual, un equipo táctico de la policía canadiense derribó la puerta y lo arrestó. Hacía semanas que las autoridades lo vigilaban después de encontrar pruebas incriminatorias en su octavo crimen. Con la detención de este ‘afable’ jardinero, así lo definen sus amigos, se puso fin a una ola de asesinatos que, durante diez años, atemorizó a la comunidad gay de Toronto.

Nacido el 8 de octubre de 1951 en la pequeña localidad canadiense de Argyle (próxima a Kawartha Lakes), Thomas Donald Bruce McArthur se crio en una granja con una devota familia donde su madre, católica irlandesa, y su padre, presbiteriano escocés, educaron tanto a sus hijos biológicos como a los de acogida (llegaron a tener hasta diez) bajo una férrea fe en Dios. Aquella circunstancia provocó que Bruce ocultase su orientación homosexual desde una edad bien temprana, sobre todo ante las continuas burlas de su padre, que percibía cierta feminidad en su vástago.

Esto supuso una fuerte represión sexual por parte del pequeño, que llegó a considerar la homosexualidad como algo anormal y antinatura. De hecho, terminó por casarse con su novia del instituto, Janice Campbell, a los 23 años, y tuvieron dos hijos.

La siguiente década, Bruce tuvo una amplia vida laboral: fue dependiente en unos grandes almacenes, comercial para una empresa de calcetines, e incluso, representante de merchandising en una compañía textil. Además, acudía con regularidad a la iglesia para purgar sus sentimientos homosexuales, hasta que comenzó a tener relaciones íntimas con hombres a principios de los noventa. Un año después, Bruce le contó la verdad a su mujer.

Janice aceptó esa doble vida y ambos optaron por seguir viviendo juntos mientras trataban de solucionar sus problemas económicos. No lo consiguieron y, en 1997, Bruce se mudó a Toronto, donde por primera vez frecuentó los bares del Village, el barrio gay de la ciudad, conoció a otros gais y tuvo su primer novio formal.

Pero el 31 de octubre de 2001, horas antes de la celebración de Halloween, Bruce asaltó al actor y modelo Mark Henderson, con quien había quedado esa misma tarde en su apartamento. Sin motivo aparente, el agresor cogió una barra de metal y la emprendió a golpes hasta que la víctima se desmayó. Mark sufrió lesiones graves en la cabeza y gran parte del cuerpo, y necesitó varios puntos de sutura. Pero sobrevivió. Horas después, Bruce se entregó a la policía y fue condenado a 729 días de prisión, aunque la pena fue conmutada por un año de arresto domiciliario. Los informes psiquiátricos certificaron que había un riesgo bajo de reincidencia.

Con información de La Vanguardia