Elecciones 2018
pan_notas25100817.jpg
Cuartoscuro

6 armas que usarán los partidos contra PAN en la elección 2018

Jue 10 Agosto 2017 21:00

Todo partido político junto con sus integrantes guardan “expedientes” y episodios poco claros que son una auténtica “arma” para sus adversarios. Se acrecientan conforme al uso del poder y a los años de experiencia. Para el 2018, el PAN y su eventual candidato/a presidencial cargarán a cuestas algunas historias, episodios y personajes que serán usados en su contra.

No se trata únicamente por los más de 70 años de existencia, o los 12 que ocuparon la Residencia Oficial de Los Pinos. El ejercicio reciente de poder en algunos estados también presenta archivos que se desplegarán para contarrestar la estrategia blanquiazul que se ponga en marcha con miras a ganar el primero de julio de 2018. Aquí algunos de ellos.


La docena blanquiazul

De inicio, el aspirante del PAN tendrá que lidiar con el saldo final de los dos sexenios, de los dos presidentes emanados del partido. Pese a sus diferencias, pero sobre todo porque el partido los respaldó, la actuación de Vicente Fox y de Felipe Calderón será “el primer lastre” a padecer: el crecimiento económico, el avance o retroceso alcanzado, la tranquilidad perdida o la estabilidad lograda, son parte de los tópicos que se podrán desplegar para advertir que el nuevo aspirante repetiría “esa misma dosis”.


La seguridad

Sobre todo a partir del sexenio de Calderón, se repetirá una y otra vez que la falta de tranquilidad  y los niveles de violencia surgieron en ese momento y bajo la administración de un panista. Esto será particularmente un “arma político-electoral” en caso de que Margarita Zavala sea la candidata. Cuestionamientos constantes sobre qué nueva estrategia pueden ofrecer, ante los resultados obtenidos.

El desempeño actual de sus gobernadores

Muy ligado al tema anterior, la actuación de los actuales mandatarios emanados de las filas panistas. Sobre todo en aquellos estados que “arrebataron” al PRI después de muchos años o donde por primera vez se vive la alternancia: Tamaulipas, Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua. Algunos de ellos ya tendrán poco más de un año en la administración, por lo que los indicadores “antes y después” de su llegada son elementos más que útiles en materia de propaganda negativa.

La corrupción

Guillermo Padrés Elías es una auténtica “piedra en el zapato” para los políticos panistas. Si bien sobran ejemplos por el lado de otros partidos, sus contrarios solo tienen que nombrarlo como uno de los casos más acabados de corrupción para casi desarmar a los de azul y blanco. No está de más recordar a Luis Armando Reynoso Femat, exmandatario de Aguascalientes, como otra clara muestra que por más humanismo, la ambición y la corrupción también embargan a los militantes azules. Este tópico bien podría también  Rafael Moreno Valle y cómo dejó las finanzas de Puebla.


Alianza con el PRD y otras fuerzas

“En el pecado, llevan la penitencia”. Así se podría catalogar de principio el que Acción Nacional la no tan improbable alianza opositora con el PRD y algunas otras fuerzas políticas. Los otros contendientes achacarán “la unión contranatura” de la izquierda y la derecha. Y si el candidato que la encabece surgió de las filas panistas, se reclamará “la imposición y el ninguneo” a la principal fuerza de izquierda.


Las historias personales.

En el ambiente de “guerra sucia” que muy probablemente invada a las campañas presidenciales de 2018, “los esqueletos en el clóset”  de cada aspirante saldrán a relucir. Si es Ricardo Anaya, su estilo de vida con viajes recurrentes a Estados Unidos o la forma en que condujo al partido, así como su juventud, es lo que se le reprochará. De Rafael Moreno Valle, su administración en Puebla, el uso de su imagen y la forma de gastar los recursos públicos. Y con Margarita Zavala, la inevitable loza de ser la esposa de un expresidente, con los señalamientos de una “virtual reelección”; el tema de género estará latente de la misma manera.


Más allá de ser un mero catálogo de ideas para que se ataque al PAN y a su candidato/a, es una ruta de control de daños y de vías para blindarse lo más posible de lo que será una contienda presidencial como nunca antes se ha visto.