1er debate en CDMX, ¿cuál fue la estrategia más efectiva?

CDMX

debatecdmx_1200notas12190418.jpg

Político MX

Jue 19 Abril 2018 14:43

El día después del debate entre los siete candidatos a la Jefatura de Gobierno de Ciudad de México, hay dos temas para destacar: la estrategia de los candidatos, basada en descalificaciones; y el formato que sigue siendo rígido, complejo y poco útil para contrastar propuestas. También llamó la atención la sombra de los candidatos a la Presidencia en el debate capitalino, pues dos de los aspirantes a la Jefatura de Gobierno fueron criticados por su relación con Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade.  

#DebateChilango

Sigue en vivo la transmisión del primer #DebateChilango

Posted by Instituto Electoral de la Ciudad de México on Wednesday, April 18, 2018


El formato

A pesar de las innovaciones que se hicieron al formato del debate, como permitir que el moderador hiciera preguntas directas a los candidatos, el resto del ejercicio estuvo atropellado. No permitió hacer un buen contraste de las propuestas, pero cabe aclarar que los candidatos hicieron pocas y se fueron más por la ruta de los ataques. El tiempo que le dieron a los aspirantes fue tan limitado que solo les quedaron dos opciones: responder ataques o hablar de sus propuestas.


Las estrategias

Algunos medios hicieron sondeos para preguntar a los capitalinos quién consideraron que ganó el debate, los resultados variaron y las preferencias se repartieron entre la abanderada de Morena, Claudia Sheinbaum; y la del “Frente”, Alejandra Barrales, primer y segundo lugar en las encuestas, respectivamente. En las columnas políticas también hubo opiniones encontradas, incluso se habló de un empate. En las redes sociales los usuarios señalaron que el debate se lo robó la independiente Lorena Osornio, quien tuvo varios tropiezos a la hora de fijar postura sobre los temas que se abordaron.

Por su parte, Sheinbaum y Barrales se declararon ganadoras de lo que el Instituto Electoral de Ciudad de México (IECM) llamó “debate chilango”. Lo mismo hizo el candidato priista Mikel Arriola, pero más allá de quién ganó esta es la lectura del discurso de los candidatos:

Claudia Sheinbaum, de Morena: Al ser el primer lugar de las encuestas fue el blanco de los ataques, la criticaron por la construcción del segundo piso del Periférico, cuando Andrés Manuel López Obrador era el jefe de Gobierno; y ella la secretaria de Medio Ambiente local. Además sus rivales le reclamaron que su único interés sea que el tabasqueño gane la Presidencia, y que se cuelga de su popularidad.

A pesar de que trató de esquivar los ataques, Sheinbaum se llevó varios golpes, y su defensa consistió en responsabilizar a Miguel Ángel Mancera, aliado político de Barrales, de la inseguridad y los problemas que hay sobre el uso de suelo. Dijo que el caos se desató en los últimos seis años, para justificar a los gobiernos de Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador, sus dos principales líderes políticos.

Los dardos de Sheinbaum siempre fueron dirigidos a Barrales, con quien libra una batalla directa por el gobierno local. Para defenderse de las acusaciones por su relación con el caso del colegio Rébsamen, que colapsó en el sismo de septiembre, cobrando la vida de 19 niños, la morenista dijo a Barrales: “No es ético y es vil usar una tragedia como centro de tu campaña”. Además lanzó algunos a Mikel Arriola, a quien fustigó por su propuesta para ampliar la red del Metro.  


Alejandra Barrales, de “Por la CDMX al Frente”: Sheinbaum no fue la única que sacó provecho de la imagen de Andrés Manuel, también la exdirigente del PRD intentó hacerlo. Barrales inició su participación con el siguiente mensaje: “He entregado buenas cuentas en todos lados donde hemos trabajado. Me invitó a Andrés Manuel López Obrador a participar en el PRD. Después Lázaro Cárdenas Batel me invitó a ir a su gobierno (Michoacán) como secretaria de Desarrollo Social. Después Marcelo Ebrard me invitó como secretaria de Turismo. Después Miguel Ángel Mancera me invitó como secretaria de Educación.

Barrales también sacó raja política del rechazo de Andrés Manuel López Obrador a la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM). La perredista dijo que el NAICM no es un problema, sino una gran oportunidad sobre todo para generar 400 mil empleos; además de que con la reserva territorial del viejo Aeropuerto, "que ni Obama tiene", ironizando con una de las frases más populares del tabasqueño.

Alejandra Barrales atacó a Sheinbaum por el caso del colegio Rébsamen, el cual se convirtió en su principal arma contra la morenista: “Haré justicia a las familias del Rébsamen”.

A los ataques del priista Mikel Arriola, quien fue incisivo en hablar de las presuntas irregularidades en el patrimonio de Barrales, ella evadió el asunto y cuando vio oportunidad de contraatacar lo llamó “fantasías Mikel”, por su plan para crecer la red del Metro.


Mikel Arriola, del PRI: En su primera intervención arremetió contra Sheinbaum, a quien acusó de encabezar un supuesto grupo de delegados relacionados con el crimen organizado, en referencia a su correligionario Rigoberto Salgado, delegado con licencia de Tláhuac. Y a Alejandra Barrales la calificó de liderar un cártel inmobiliario, así como de ocultar sus propiedades.

De esa forma Mikel buscó abrir una contienda de dos, a una batalla de tres, por lo menos en el debate. Arriola Peñalosa se mantuvo en su línea de un discurso conservador y polémico, con propuestas en materia de seguridad y movilidad, que parecen poco viables, pero que ya se percató de que le sirven para atraer reflectores.  

Mikel también recibió críticas por parte de Sheinbaum y Barrales, sobre todo por sus planes para el Metro. Otro cuestionamiento en su contra, lo hizo el candidato del Partido Humanista, Marco Rascón, por su cercanía con José Antonio Meade, lo que le permitió ser candidato en Ciudad de México.


Purificación Carpinteyro, Nueva Alianza: también se sumó a los ataques en contra de Sheinbaum y Barrales, quienes dijo que es necesario que "pidan perdón" por las carencias que existen en la ciudad.


Mariana Boy, PVEM: Con una participación más discreta en el debate, la abanderada del Verde también tuvo oportunidad de lanzar una indirecta la morenista y a la candidata del “Frente”, sin duda habrá una mujer jefa de gobierno, lo que aprovechó para arremeter contra Barrales y Sheinbaum por los intereses que representan.


Marco Rascón, Partido Humanista: Más mediático que Carpinteyro y Boy, Rascón golpeó a Mikel Arriola. “Dónde está el PRI (preguntó con ironía el humanista)... Mikel es un chapulín de la derecha y del calderonismo al peñismo… Arriola es Porfirio Díaz ofreciendo poca política y mucha administración”.


Lorena Osornio, independiente: Su participación fue cuestionada y objeto de burlas en las redes sociales, luego de que se mostró nerviosa, con un discurso pobre y mala dicción. Osornio trastabilló al intentar reclamar situaciones a Barrales como la contingencia ambiental o a Mikel por la cuenca del Lerma en el Estado de México. Pidió que haya leyes reales y "no fantasías”, en alusión a la frase que usa la perredista para atacar a Arriola. Al final reconoció los tropiezos que tuvo al hablar y ofreció disculpas, pero señaló que eso no es un obstáculo para trabajar por el bienestar de los habitantes de la capital.

Te puede interesar:
Candidatos CDMX proponen pero se atacan sin distinción en debate

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado