Elecciones 2018
pricdmx_notas191017.jpg
Cuartoscuro De la Madrid, Nuño y Moguel, las cartas del PRI CDMX a 2018
Jue 19 Octubre 2017 20:46

Una ventana de oportunidad se abre al PRI en Ciudad de México ante las divisiones y dudas que surgen en los partidos mayoritarios o ascendentes. Tampoco se debe descartar posibles aspirantes con mayores fortalezas que en otros años: la perspectiva es que Enrique de la Madrid, Aurelio Nuño e incluso Mariana Moguel puedan ser la cara tricolor en 2018.

Por ello se justifica la designación de Eruviel Ávila como delegado especial del Comité Ejecutivo Nacional, con funciones de dirigente local; tendrá las funciones de seleccionar y designar a los candidatos para jefe de gobierno, alcaldes, concejales y diputados locales.


Es un hecho que el PRI capitalino se posiciona en términos generales en una cuarta posición. Pero recordemos que en la elección intermedia de 2015 se logró tener una mayor presencia tanto en jefes delegacionales como en diputados.

En ese momento se buscó llegar a los dos millones de votos y para ello se desplegaron los operadores del tricolor, encabezados por Mauricio López, excoordinador de asesores de Miguel Ángel Osorio Chong. Tenían la mira puesta en seis delegaciones y una decena de distritos electorales que buscaban arrebatar al PAN y al PRD en Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Benito Juárez, Cuajimalpa, Milpa Alta y Xochimilco.


Para 2018, analistas y columnistas observan que el PAN carece de un cuadro competitivo y por eso irá con el Frente Amplio; por su lado es evidente la división de la izquierda en particular por Morena  y que se agrava aún más por el caso Monreal-Sheinbaum. Esto le abre un espacio al PRI pero solo con un candidato que despunte, y es por esa rendija donde  se habría instruido a Ávila que opere.

Es aquí donde entrarían personajes como los titulares de Turismo, Enrique de la Madrid, y de Educación Pública, Aurelio Nuño; si bien no tienen la experiencia electoral, pueden posicionarse a partir de su labor desarrollada en el gabinete, además de su imagen y no ser reconocidos como integrantes  de “la vieja guardia política”.


Otro rostro que podría refrescar el panorama priista es la propia Mariana Moguel, exdirigente local; aunque podría costar más trabajo colocarla, la estrategia desplegada en el Estado de México para colocar un aspirante con poca presencia entre los electores sin duda podría replicarse con menor o mayor fortuna.


El PRI CDMX está a la espera de su oportunidad y la combinación de factores bien los puede posicionar en un lugar que nadie habría esperado en los últimos meses. Otra de las historias a las que habrá que poner atención en el 2018.