Elecciones 2018
javidu_notas22190717.jpg
Cuartoscuro

Duarte pone a prueba a PGR, su caso impactará en 2018

Mié 19 Julio 2017 19:29

Si algún caso complejo en lo jurídico y delicado en lo político tenía que enfrentar por primera vez el nuevo Sistema Penal Acusatorio es el de Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz. La vox populi y las revelaciones en los medios ya dictaron sentencia.

Pero siguiendo el debido proceso, se corre el riesgo de una resolución que genere severas dudas de que este andamiaje legal responda a las necesidades de justicia; a ello se agrega el “momentum” en que la sentencia ocurra conforme se acerque la elección presidencial de 2018. La explosividad social es latente ante la indignación que genera el nombre Javier Duarte.

Una parte de las crónicas periodísticas de lo que ocurrió en la audiencia de la tarde del 17 de julio en el Reclusorio Norte dibujan un desempeño deficiente, acotado y limitado de los fiscales de la PGR. En sentido contrario, un exgobernador crecido, empoderado y con argumentos para “echar abajo” las acusaciones en su contra:

- Los fiscales solo pudieron acreditar depósitos por 38.5 millones de pesos desviados en 2015 de la Secretaría de Educación de Veracruz.

- La PGR solo tiene datos de prueba del 8.7 por ciento de los recursos.

- No hay pruebas para explicar las compras de un yate italiano y  terrenos en Campeche, porque ocurrieron entre 2011 y 2013; tampoco de los departamentos en Ixtapa, cuyos contratos datan de 2010.

- Pedro Guevara Pérez, fiscal de la PGR, admitió ante el juez que no tiene ninguna información que acredite que la Secretaría de Hacienda practicó a Duarte una auditoría fiscal, requisito previo para poder acusarlo de lavado de dinero.

- En su oportunidad, Duarte de Ochoa exhibió debilidades en la acusación que hizo la PGR en su contra por lavado de dinero y delincuencia organizada.

Ante las críticas y reacciones de indignación de las últimas horas, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, pidió en un tono por demás inusual  que "hay que tener fe en la institución (PGR), hay que tener fe en el trabajo que van a realizar y esperar a que el proceso siga y, derivado de ello, entonces el juez, la jueza que le toque el tema y otros puedan resolver conforme a la ley".


Por ello se explicaría que quizás hasta ahora se detectan cuentas bancarias en Suiza ligadas a presuntas operaciones de lavado de dinero del exgobernador; aún está pendiente acceder a ellas para conocer los montos y movimientos. Pero bien podría ser la punta de la hebra.

Mientras, de aquí al sábado permea en la opinión pública una sensación de que el sistema privilegia a presuntos culpables de ese tamaño y que no están ni remotamente cerca de enfrentar un castigo. Es entonces crucial armar acusaciones contundentes y sustentadas con pruebas que no dejen lugar a dudas.

El tiempo corre en este caso casi de manera paralela al proceso electoral 2018. Sus resoluciones serán una sombra para las campañas, sobre todo si no se articula en ellas un efectivo respaldo al Sistema y de respeto a las autoridades.

Ni qué decir de la posibilidad de que Javier Duarte salga exonerado en el inicio del verano de 2018.; los riesgos en la credibilidad de Enrique Peña Nieto, su gobierno y sus funcionarios van casi de la mano. Plantear cómo podría darse la reacción social se vuelve por ahora impredecible e inquietante.