Elecciones 2018
minisalario1200_notas26221117.jpg
Pixabay.com

Entre críticas, aumento al minisalario impactará en 2018

Mar 21 Noviembre 2017 20:51

El aumento al salario mínimo, tal y como ocurre en cada ocasión, no es solo una cifra, sino una bandera política y tiene más connotaciones sociales que económicas. El incremento de 80.04 a 88.36 pesos a pocos deja satisfechos, pero abre una trinchera rumbo al proceso electoral de 2018 que puede ser tomada por todos los participantes.

Los datos duros

- Entrará en vigor a partir del 1 de diciembre de 2017.

- Con el monto de 88.36 pesos, cubrirá el 92.76% de la Línea de Bienestar marcada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

- Hoy cubre el 84% de los 95.24 pesos como mínimo marcado para abastecer los requerimientos básicos de consumo.


Por el lado económico-financiero, las posiciones son mesuradas. El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) dijo que el incremento le dará un poco más de poder adquisitivo a los mexicanos con los salarios más bajos.

Incluso subrayó que el aumento ayudará políticamente a la renegociación del Tratado de Libre Comercio con Norteamérica (TLCAN); hay que recordar que la homologación de los niveles salariales de los tres países es una demanda por parte, tanto de Canadá como de los Estados Unidos. Habrá que ver su impacto rumbo a la sexta ronda de negociaciones.


Para la oposición, el ajuste al alza de ninguna manera es suficiente y representa hasta “una burla”. El vicecoordinador de los diputados , Jesús Zambrano  advierte que es “verdaderamente indignante, ofensivo, por eso debe desaparecer la Conasami y por eso debiera corregir”.

El Presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, el panista Marko Cortés, señaló que la Conasami tiene que hacer una revisión mucho antes de lo previsto, el 30 de abril de 2018, “porque el aumento (...) no alcanza para cubrir las necesidades básicas de las familias mexicanas“.

No deja de ser significativo que ahora el aumento entre en vigor en diciembre, y no el primero de enero como era tradicional; así se distancia de los tiempos electorales en los que cada partido ya deberá definir a su candidato. A querer y no, se hablará que en este sexenio hubo aumentos significativos de hasta 10% en el salario mínimo.


La oposición tendrá que reinventar su discurso en este rubro, pues no aporta más. Bien valdría retomar la línea de que si queremos tener mejores salarios, hay que mejorar la productividad, lo cual se construye con toda una infraestructura y mejor preparación de los trabajadores. Porque para 2018 será muy rentable la simplicidad de promover y ofrecer “aumentar por aumentar” el salario mínimo.

México no está lejos de su punto más alto de inflación: Carstens