Elecciones 2018
eruviell_notas25a151117.jpg
Eruviel refuerza a PRI CDMX y muestra baraja de candidatos
Mar 14 Noviembre 2017 18:45

Es claro que el PRI se fortalece en Ciudad de México con la llegada de dos operadores políticos cercanos al dirigente especial, Eruviel Ávila. La consigna es que tenga, no solo el mejor equipo disponible entre sus filas, sino crear el camino para el candidato con mayores posibilidades de triunfo. Aunque hoy parezca algo lejano.

Quedó más que comprobado que buena parte de la “eficacia” del gobierno mexiquense en el sexenio anterior se debió a funcionarios como el exsecretario de Gobierno, José Manzur Quiroga, y el extitular local de Desarrollo Urbano, Alfredo Torres Martínez. Esto también fue notorio en el tramo de la campaña electoral de Alfredo del Mazo; así entonces van por su tercera misión que es volver al PRI “la tercera opción” para los capitalinos.

Por ello “el trabajo inicia desde casa”. La dirigencia local otorga la capitanía de la plaza a Eruviel Ávila, marcando que él ya no hará “ruido” alguno por buscar la candidatura presidencial; Mariana Moguel deja el camino libre, solo recordándole que debe escuchar a todos los priistas “sin importar que sean de primera o de segunda”. 


Y entonces vuelve de manera formal Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre subrayando que tendrá un papel relevante en el PRI CDMX; no generó mayor ruido esta reintegración a la estructura, la cual nunca abandonó por completo. No debe pasarse por alto que con él estarán presentes personajes polémicos como Cristian Vargas, el “Dipuhooligan”.


Ahora viene la parte en verdad difícil: poner un candidato con posibilidades de triunfar para romper lo que parecía una contienda de solo dos participantes, Morena y el Frente Ciudadano. El propio Eruviel Ávila planteó su “baraja” de posibilidades: “puede ser Narro, puede ser Nuño, puede ser Campa, Ruiz Massieu, tenemos tela de donde cortar”. Incluso se menciona en trascendidos a Enrique de la Madrid.


Alguien quien sin perder la identidad priista, pueda arrebatar votos a sectores de izquierda y tener capacidad de identificación con sectores populares. Así cubre la parte que “atacará” Morena, sea quien sea su aspirante. Pero además lo suficientemente moderado en sus posturas, con planteamientos renovadores para atraer a los niveles educados del electorado más informado del país.

Y es esa la “tercera vía” que los aspirantes priistas deberán entender: jalar la mayor parte de los votos “morenistas” y ser suficientemente atractivos para los moderados y de centro que aún no son convencidos de las ventajas que pueda traer la unión PAN-PRD-MC.


Todo ello con un rostro y una imagen que no refleje un pasado o una “marca priista”´. O al menos los nombres mencionados se ajustan a esas características, lo que marca una de las elecciones más complejas del 2018.

Eruviel pide que PRI regrese a promover causas sociales en CDMX