Estados
pvem1200_notas14240118.jpg

Calman rebelión en Chiapas con encuestas entre PRI y PVEM

Mié 24 Enero 2018 20:00

De una forma dramática, el PRI y el Partido Verde en Chiapas registraron ante la autoridad competente su alianza para renovar todos los poderes del estado, en particular la gubernatura. Para ello utilizarán el poder las encuestas que como se sabe, pone a prueba el carisma, la imagen y la estructura que traiga cada aspirante.

Es así que se determinó que el método de elección de su candidato a la gubernatura se llevará a cabo mediante encuestas. Como se sabe, esa vía permite máxima discreción pero a su vez la formación de “zonas oscuras” que se prestan a cualquier tramo de suspicacias. En ese caso Morena conoce a fondo estos “sondeos” sobre todo en Ciudad de México.

Por supuesto que en el caso reciente en tierras chiapanecas, conseguir lo que parecía imposible tiene autores; no en balde Luis Enrique Miranda fue nombrado delegado especial para el estado.

En entrevistas con diversos medios, el líder del Partido Verde en el estado, Eduardo Ramírez Aguilar, celebró que se haya dado marcha atrás en lo que él calificó como “la imposición del candidato priista” Roberto Albores Gleason. Factor fundamental sin duda es que en esta ecuación ya se considera a Luis Armando Melgar, senador por el Partido Verde.


Roberto Albores Gleason, por trayectoria y herencia familiar, conoce a todo el priismo local; también está conectado con la política a nivel federal,  no en balde llegó al Senado. Por lo mismo, muchos critican ciertas formas y maneras de hacer política, donde no siempre se ha respetado al rival, según cuenta la prensa chiapaneca.

Eduardo Ramírez acompañó al actual gobernador Manuel Velasco en la construcción y fortalecimiento del Partido Verde a lo largo de todo su sexenio; es justamente a partir de esa lealtad y de conocer a la base que formó junto con el mandatario, que consideró que la candidatura volvería a quedar con ellos. Carga sin duda el desgaste del propio Velasco y cierta lejanía con las fuerzas del centro del país.



En el caso de Luis Armando Melgar, como lo indican columnistas locales y conocedores de la política del estado, está alejado de las pugnas de ambos grupos; conoce la problemática social y económica de la población chiapaneca, por lo que tendría las vías para un eventual desarrollo económico local, una de las asignaturas pendientes. Su figura y trayectoria no generaría desconfianza dentro y fuera del estado.

Queda ahora confiar en que las precampañas, y durante las siguientes negociaciones, permitan que los implicados en el proceso confíen en el resultado de las encuestas de conocimiento, percepción, imagen y aceptación; todo ello con miras a favorecer a quien pueda ser una opción significativa para el futuro de los chiapanecos.

AMLO abre las puertas a ‘rebeldes’ del PVEM Chiapas