Elecciones 2018
anaya1200_notas2121017.jpg
Cuartoscuro

Panistas reinician guerra interna, el fuego se dirige vs. Anaya

Lun 02 Octubre 2017 18:47

Comenzó octubre y el conflicto dentro de Acción Nacional pareció encenderse. Las baterías se dirigieron hacia el dirigente Ricardo Anaya, quien concentra energías en la lucha del Frente Ciudadano, lo que también le acarrea críticas, dentro y fuera de las filas blanquiazules. El tiempo ya empieza a ser factor para una definición que no será fácil ni exenta de desgarres.

Su más reciente decisión, designar a Diego Fernández de Cevallos como su representante ante el Frente Ciudadano, no deja de ser polémica: por un lado suma a su causa a una figura con prestigio dentro y fuera del círculo panista, pero a su vez de carácter duro lo que prevé que los intereses de Anaya se antepongan en las negociaciones.

Es ese sentido el que genera mayor número de opiniones encontradas. El senador Javier Lozano consideró que Ricardo Anaya, “se suma al concurso de propuestas absurdas de López Obrador”, por presentar modificaciones constitucionales que tendrían que pasar por el Congreso y aún así no son consultadas.

También refirió que en este momento el PAN “ha caído en las prácticas del PRI al trabajar al servicio de un solo hombre, situación que provoca divisiones y rupturas que más allá de crearles problemas, afecta la respuesta” que se debe dar ante una emergencia como la que se vive.

Es en este contexto que puede entenderse con claridad la carta enviada, ni más ni menos que por dos de los principales aspirantes panistas a la presidencia, Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, así como el perredista Silvano Aureoles. Un inédito mensaje conjunto que al hacerse público refleja el abandono y la distancia que Anaya tiene con respecto a esas negociaciones.


Por ello en entrevistas radiofónicas de estas horas, el exgobernador poblano subrayó que el frente debe mostrarse “como ejemplo de democracia”, así como distanciarse de las fuerzas políticas en las que hay “imposición” de candidatos. De allí su insistencia a que la elección del abanderado sea a través de una elección abierta a la sociedad, “sin veto ni exclusiones, para conseguir la legitimidad que el Frente necesita”.


Ante las evidentes fisuras que genera la actuación de Anaya en estas semanas, y la coyuntura que generó la contingencia del sismo, sus rivales políticos ven la oportunidad manifiesta. Es así que Enrique Ochoa, dirigente nacional del PRI, no descartó que su homólogo panista Anaya, esté haciendo su "cochinito" para los comicios de 2018, en lugar de renunciar al dinero público para destinarlo a la reconstrucción o a los damnificados.


Acusaciones que apenas son atajadas a tiempo y que no dejan de desgastar la figura del líder panista, ya con miras a las definiciones cruciales. Se tiene hasta el mes de diciembre para registrar la coalición electoral del Frente y en ella debe estar el método de selección del candidato o candidata. El nudo gordiano que Anaya deberá atinar a deshacer en medio de la tormenta que gira sobre él.