Lo Último

Politileaks


amlo_epn_notas2041318.jpg

2006, 2012 y 2018: los punteros se negaron siempre a debatir

Autor: Político MX

Mié 14 Marzo 2018 11:45

Gráfico debates 2006 2012 2018

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) avaló que los candidatos participen en debates durante el periodo de intercampañas. Existe una controversia debido a que Andrés Manuel López Obrador se niega a participar en alguno, postura que ya había tomado en 2006 y no 2012. La lógica detrás de eso es que, de acuerdo a varias encuestas, va en primer lugar, y sería un riesgo exponerse en un debate. En las pasadas elecciones presidenciales pasó algo similar con el puntero del momento, a continuación una revisión de lo que ocurrió. 

Elección 2006: AMLO no fue y le costó 

En la elección presidencial de 2006, Andrés Manuel López Obrador, entonces candidato del PRD, decidió no asistir a uno de los debates oficiales. El propio AMLO dijo que no acudió por estrategia pues considera que había un esquema para dañarlo en su imagen y hacerlo ver como el perdedor del debate. En su libro “La mafia que nos robó la Presidencia”, el ahora morenista, dijo “No asistimos a este debate por una estrategia… sabía que tenían toda una estrategia en medios para hacerme aparecer como perdedor, decidí no participar”. 

Efectivamente, AMLO era puntero en el momento y por estrategia decidió no asistir pero sus contrincantes también aprovecharon esa oportunidad para atacarlo. Por su parte, Felipe Calderón, durante el debate al que no asistió AMLO, dijo “El derecho de debatir es de los ciudadanos y no de los candidatos, y hasta en eso prefiere (AMLO) darte la espalda”, además de asegurar que no fue porque no podía sustentar sus propuestas frente a la ciudadanía. Mientras que el priista Roberto Madrazo comentó “Tal pareciera que Obrador le apuesta a ganarlo, no en el debate, sino en el posdebate; le apuesta a ganarlo después de no ir al debate y ganarlo en los medios de comunicación''.

La ausencia de AMLO en el debate generó, cuando menos en las encuestas, una disminución en su intención de voto, y son varios los analistas que consideran la postura que tomó como equivocada pues lo alejó de la ciudadanía. 

Elección 2012: EPN en crisis prefirió guardarse 

En la elección presidencial de 2012, fue el abanderado del PRI, Enrique Peña Nieto, quien era puntero y rechazó varios debates fuera de los oficiales. Medios como MVS, para el programa de Carmen Aristegui, y Milenio buscaron organizar debates con todos los candidatos presidenciales, sin embargo, Enrique Peña Nieto decidió declinar la invitación y optó por solo asistir a los organizados por el, llamado entonces, Instituto Federal Electoral (IFE).

Un caso extraordinario fue el debate que organizó el movimiento Yo soy 132, formado por estudiantes universitarios, al que no asistió Enrique Peña Nieto, y argumentó que no podía acudir a un ejercicio de un grupo que desde su movimiento se habían manifestado contra él. Lo cual era cierto, el movimiento Yo soy 132, una vez que se formalizó dentro de  la UNAM, tenía como base impedir la llegada del PRI a la Presidencia. Dicho debate fue único pues se organizó solo por los estudiantes e incluso los medios de comunicación tuvieron problemas en transmitirlo. 

Seis años después, la postura de Andrés Manuel López Obrador fue distinta ya que no era primer lugar en las encuestas, y entonces sí reclamaba a Peña Nieto por no debatir, en su momento frente a medios dijo "Es claro que están cuidando a Peña Nieto por ello no va ir debate de Milenio". AMLO aceptó también ir a los debates organizados por MVS y Yo soy 132. 

Por su parte, la candidata panista Josefina Vázquez Mota primero aceptó acudir a los debates, aunque después cambió de opinión y argumentó que asistiría siempre y cuando acudiera Enrique Peña Nieto pues le interesaba debatir con él. 

Elección 2018: el ciclo se repite 

En el actual proceso electoral, los aspirantes tienen la libertad de debatir durante el periodo de intercampañas gracias a la resolución del TEPJF. AMLO es el que causa más controversia pues dijo que piensa ir a los tres debates oficiales que organizará el INE pero no a otros pues considera que sus rivales se irán contra él: “Van a querer echarnos montón, porque piensan que así van (Anaya y Meade) a remontar su desventaja”. En esta elección, AMLO optará por no faltar a los oficiales y evitar una caída como la que vivió en 2006 pero cualquier otro debate es innecesario pues mientras mantenga la delantera sería exponerse demasiado a los ataques de sus rivales. 

Por su parte, José Antonio Meade, abanderado del PRI, invitó a AMLO a debatir de manera formal a través de Twitter, para luego precisar que él iría a cualquier debate al que asista el morenista pues “sería menos interesante y sin sentido (solo con Anaya)… busco confrontar las propuestas e ideas con AMLO”. 


Mientras que el panista Ricardo Anaya, segundo lugar en varias encuestas, fue el primero en lanzar un reto a AMLO para debatir de manera frontal: “Vamos a ver si el señor (AMLO) tiene las ideas, el valor y los pantalones para enfrentarnos en un debate”. Se dijo dispuesto a asistir a cualquier debate al que le inviten, aunque su estrategia frente a los medios de comunicación ha sido más bien retraída. 


Sin duda el tema de los debates siempre genera controversia en una elección presidencial de México, sin embargo, de acuerdo a una estrategia básica que cualquier asesor de campaña debe tener, el que sea puntero debe exponerse lo menos posible y por lo tanto no es recomendable acudir a varios debates. La cuestión es si eso sirve a la ciudadanía pues no tienen la oportunidad de apreciar el desempeño de los abanderados en la argumentación y confrontación. 





Síguenos en nuestras redes sociales