Presidencial
epn_amlo_calderon_bb250418.jpg
Cuartoscuro

AMLO, EPN, Calderón y guerra vs el narco conectan 2012 y 2018

Mié 25 Abril 2018 17:29

2012-2018 semejanzas

La guerra contra el narcotráfico, corrupción e impunidad, Andrés Manuel López Obrador, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto; son elementos y figuras clave que conectan las elecciones de 2012 con las de 2018. Además en ambos sexenios se habla de situaciones de presunta impunidad y corrupción, lo que impactó en los procesos electorales para renovar la Presidencia.


2012 y 2018, ¿cómo llegó México a las elecciones?

Los mexicanos llegamos a las elecciones de 2012, después de la crisis financiera de 2008 en Estados Unidos, lo que derivó en la depreciación del peso en 25%. Atravesamos la alerta sanitaria por la aparición de la influenza H1N1. Fuimos testigos de que el gobierno del panista Felipe Calderón anunció la extinción de la paraestatal Luz y Fuerza del Centro. También fue el sexenio en el que dos secretarios de Gobernación perdieron la vida en accidentes aéreos, Juan Camilo Mouriño y José Francisco Blake Mora


En 2018 el país se encuentra en proceso de reconstrucción tras los dos sismos registrados en septiembre del año pasado. Antes nos tocó presenciar el Pacto por México, cuando al inicio del sexenio del priista Enrique Peña Nieto se aprobaron 13 reformas estructurales con el apoyo del PAN y PRD, después los perredistas rompieron la alianza. Vimos el arresto de Elba Esther Gordillo, la exdirigente del SNTE, que hoy está en prisión domiciliaria.



Calderón y EPN en la guerra vs el narco

El 10 de diciembre de 2006, Felipe Calderón puso en marcha una estrategia que marcaría el resto de su administración, declaró una ofensiva total contra los cárteles de la droga en México; envió a las Fuerzas Federales para enfrentarlos. La Marina abatió al capo Arturo Beltrán Leyva, conocido como “el jefe de jefes”, eso derivó en más balaceras y asesinatos.


La masacre de 18 estudiantes en un fraccionamiento de Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, Chihuahua; así como el asesinato de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, son los casos más emblemáticos por la reorganización y división de los cárteles.

Después llegó el priista Enrique Peña Nieto, quien dio continuidad a la guerra iniciada por Calderón contra el crimen organizado. Solo que Peña Nieto hizo un ajuste que hasta la fecha es cuestionado por sus detractores, desapareció la Secretaría de Seguridad Pública y le encomendó esa tarea a la Secretaría de Gobernación. 2017 ha sido el año más violento de la historia en México, con más de 26 mil homicidios, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El principal golpe que dio el gobierno de Peña Nieto fue la detención del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín "el Chapo" Guzmán, considerado el narcotraficante más peligroso del mundo. Sin embargo, Guzmán Loera se fugó y eso desató una ola críticas contra el Gobierno Federal, que finalmente logró su recaptura.


Corrupción, impunidad y elecciones

En junio de 2009 se incendió la Guardería ABC de Sonora, murieron 49 niños, con ese caso que se llegó a vincular a una de las socias fundadoras Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, familiar de Margarita Zavala, esposa del entonces presidente Felipe Calderón. A nueve años de distancia Zavala negó que haya intervenido y que la tragedia haya quedado impune.


Con Peña Nieto los escándalos de corrupción por la llamada Casa Blanca y las residencias de lujo presuntamente compradas por gente de su gabinete a contratistas del gobierno fueron motivo de investigaciones cuestionadas. Está en curso otra indagatoria por el caso Odebrecht, la constructora brasileña que está en la mira por supuestos sobornos a funcionarios en varios países del continente, incluido México.

Además exgobernadores emanados del PRI enfrentan acusaciones por presuntos desvíos de recursos, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. En la lista están Javier Duarte, de Veracruz; Roberto Borge, de Quintana Roo; y Tomás Yarrington, de Tamaulipas.


En ambos escenarios dichos casos fueron usados como bandera de campaña para el golpeteo político. En 2012 la oposición reclamó a Calderón por la violencia en el país, por la tragedia en la Guardería ABC y la masacre en San Fernando. Eso le cobró factura al PAN y abrió la puerta para que el PRI regresara a Los Pinos.  En 2018 la corrupción es un factor que tiene a los priistas en el tercer lugar de la contienda y con riesgo de perder la Presidencia.

Mientras que en las campañas electorales que actualmente se llevan a cabo sigue presente el tema de la inseguridad, pero sobre todo del combate a la corrupción y la impunidad.

javier_duarte_notas280218.jpg

Campañas, elección y conflicto

Las encuestas previas a los comicios de 2012 daban ventaja al entonces candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, en la segunda posición ubicaban a la panista Josefina Vázquez Mota; en el tercero a Andrés Manuel López Obrador, como abanderado del PRD; y finalmente aparecía Gabriel Quadri, de Nueva Alianza. López Obrador logró avanzar y superar a Vázquez Mota durante el último tramo de las campañas.

Más que López Obrador, hubo otro actor que opacó la campaña de Enrique Peña Nieto, se trata de #YoSoy132. Para la historia quedó la visita que hizo Peña a la Universidad Iberoamericana, donde los estudiantes lo recibieron con consignas y pancartas de rechazo. Esto, por la postura que tomó como gobernador del Estado de México sobre los enfrentamientos en Atenco, donde fallecieron dos personas.


El día de la jornada electoral Enrique Peña Nieto resultó ganador, con el 38.1% de los votos, seguido por Andrés Manuel López Obrador, con el 31.59%, este último desconoció los resultados. 24 horas después #YoSoy132 protagonizó una protesta contra el PRI.

López Obrador acudió al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para impugnar el proceso porque supuestamente rebasó el tope de gastos de campaña, compra de votos y financiamiento ilegal.

El TEPJF consideró que no había elementos para tirar la elección y reconoció la victoria de Peña Nieto. La tensión no acabó ahí, pues el 1 de diciembre de 2012, previo a la toma de protesta del priista hubo enfrentamientos entre policías y manifestantes en el Centro de Ciudad de México.


Seis años después López Obrador dice que la tercera es la vencida, que si no gana esta vez se retirará a Chiapas, donde tiene una finca. Él es puntero en las encuestas, luego aparece el panista Ricardo Anaya, el priista José Antonio Meade; y los independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, “el Bronco”.

amlo_meade_zavala_anaya_bronco

López Obrador dijo que aceptará los resultados del próximo 1 de julio, pero también hizo una advertencia: “si se atreven a hacer un fraude electoral, yo me voy también a Palenque, y a ver quién va a amarrar al tigre. El que suelte al tigre que lo amarre, ya no voy a estar yo deteniendo a la gente”.


Sus declaraciones han tenido diversas lecturas en las columnas políticas y por parte de sus rivales, él sigue sin aclarar exactamente a qué se refiere. En tanto, es el candidato que marca los temas de la agenda con sus propuestas, como la controversia por la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad México (NAICM) en Texcoco.

Faltan más de dos meses para las elecciones y todavía los números podrían cambiar, los ataques entre los candidatos se incrementaron. López Obrador ya no está en el PRD, fundó su propio partido, Morena, y ahora lo critican por darle una candidaturas personajes como el líder minero Napoleón Gómez Urrutia. Ricardo Anaya está en la mira por presunto lavado de dinero y por dudas en el origen de su patrimonio. Mientras que José Antonio Meade fue señalado por un supuesto desvío de recursos, durante su gestión en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). Y Felipe Calderón sigue vigente, ahora apoya la campaña presidencial de su esposa Margarita Zavala.

AMLO, Fox, Calderón y Gordillo, piezas clave en 2006 y 2018