Presidencial
amlo_cardenas1200_notas19210618.jpg
FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM

AMLO explora contar con Cárdenas al cerrar campaña

Jue 21 Junio 2018 19:27

La sola idea inquieta a los adversarios y entusiasma a quienes se asumen de izquierda: que Cuauhtémoc Cárdenas exprese de manera clara su respaldo a Andrés Manuel López Obrador en el cierre de su campaña presidencial, sería un “golpe” mediático y electoral de amplio alcance. La suya es una historia complicada de muchos años y algunos desencuentros. Pero esto no sería gratuito: ambos resultarían beneficiados en sus respectivos proyectos políticos en el eventual cambio de régimen que se avecina.


El asunto “estalla” luego de que tras el mitin en Los Reyes Acaquilpan, Estado de México López Obrador dio a conocer que se reunió con el fundador del PRD, aunque se negó a confirmar si le manifestó su apoyo para este 1 de julio. El aspirante presidencial “no soltó prenda” al divagar sobre lo que abordaron; “Platiqué con él... ¿qué no puedo platicar yo con el ingeniero Cárdenas? Lo respeto mucho y hablamos de temas”, fue lo único que precisó.


Oficialmente nunca hubo una ruptura entre ellos, pero politólogos y columnistas pueden narrar que el ascenso del tabasqueño entre 1999-2005 solo puede entenderse por el “parricidio” cometido al liderazgo de Cárdenas dentro del PRD lo que dio pie a los dos anteriores intentos de búsqueda de la Presidencia. 

Hace unas semanas Cárdenas lanzó un anzuelo: “En lo nacional no apoyaré ninguna campaña (presidencial) conservadora. Solo votaré por quien se comprometa a impulsar reversión de la contrarreforma constitucional de los artículos 27, 25 y 28 (de la Constitución) en materia energética”.


A las pocas horas en Autlán, Jalisco, López Obrador respondió que sí le interesaba contar con ese respaldo: “Cómo no –si me están apoyando de todos los partidos– voy a desear el apoyo del ingeniero Cárdenas con todo lo que él significa. Lo respeto mucho, lo respeto mucho.” Pero luego no hubo mayores acercamientos.

De darse un anuncio oficial de ambos personajes, el impacto llegaría a todos aquellos electores que hubieran apostado por una alianza de “todas las izquierdas” y no la conjunción de dos fuerzas disímbolas como PAN y PRD. 

López Obrador cerraría una campaña con broche de oro asegurando las simpatías de todos aquellos que reconocen el liderazgo del ingeniero, con toda su carga histórica para la transición democrática, la construcción de una opción electoral de izquierda y el inicio de la democratización en el Distrito Federal, ahora Ciudad de México. 

Una suerte de reconciliación de proyectos, lo que para algunos tendría una fuerza similar a lo que en 1988 representó que Heberto Castillo desistiera de su candidatura presidencial por el Partido Mexicano Socialista para respaldar al propio Cuauhtémoc Cárdenas. Los más optimistas dirán que de ocurrir es el “despegue” definitivo de López Obrador y ya nadie lo podría alcanzar en cuanto al posible número de votos.


Para Cárdenas sin duda representará estar cerca del régimen de izquierda que eventualmente tomaría posesión de la Presidencia a partir del 1 de diciembre. Una ventana de oportunidad para que se concrete la plataforma política que lanzó desde finales de 2015 “Por México Hoy”, concebida para “repensar en colectivo el proyecto de nación”; algunos lo verían incluso como el primer escalón para que el futuro gobierno tenga un cuerpo programático e ideológico más articulado, incluyente y amplio para poner en marcha los cambios que se tienen pensados. Todo a partir de la voluntad y acuerdos de ambos líderes.

Hay más descalificaciones que propuestas en comicios: Cárdenas