Presidencial
amlo1200_notas24170418.jpg
Avión privado, la historia que pone en entredicho a AMLO
Mar 17 Abril 2018 18:54

Andrés Manuel López Obrador y su imagen descendiendo de un avión privado es la primera anécdota que pone en entredicho al candidato presidencial de la coalición “Juntos haremos historia” en esta época de campaña. La acción contrasta con sus dichos y críticas contra el actual avión presidencial por lo que costó, así como el uso de aeronaves oficiales para el traslado de funcionarios; rompe también con su imagen que ha construido de un político que vive y se mueve bajo condiciones humildes y mucho más sencillas que el resto.

La historia de la avioneta surge al revelarse imágenes de cómo descendía López Obrador del aparato tras un viaje de Mexicali, Baja California a Nogales, Sonora, en un avión Cessna; el asunto tuvo una base práctica pues se cubrió una distancia de 630 kilómetros sin carretera directa, ya que la única alternativa terrestre, es viajar por Estados Unidos, o bien, rodear unos 500 kilómetros atravesando el desierto de Altar, en el norte de Sonora.


Incluso el asunto lo presumió el lunes pasado el propio aspirante cuando publicó un video en su cuenta de Facebook, durante el vuelo en el que presentó como acompañantes a su coordinador de la Primera Circunscripción, Marcelo Ebrard, y al candidato a senador por Sonora, Alfonso Durazo.

Más aún, López Obrador sostuvo que no sabe el precio del servicio de alquiler de la avioneta de cinco plazas: "si no, no llegaba (al evento). Primero que no llego y ahora que para llegar contratamos una avioneta, no les gusta. Es un taxi aéreo, es de servicio público y además me he trasladado a la sierra de Nayarit en avioneta…”


La incongruencia y la contradicción se construyó desde hace unos días en su visita a la American Chamber. Cuando la conductora de televisión, Adriana Pérez Cañedo, lo orilló a responder si usaría vuelos comerciales, le planteó si no consideraba que un retraso podría impedir que llegara a una cumbre internacional.

– ¿Y si no llega? –planteó.

– Pues no llegué –atajó el candidato.


Esta actitud indolente le duró poco con el uso de la avioneta, además de que pone en aprietos a su equipo de campaña. Tatiana Clouthier, la coordinadora de campaña intentó explicar que el uso de una avioneta privada para el traslado del tabasqueño es ejemplo de que no cuenta con privilegios; aseguró que la renta de este tipo de transporte es una alternativa para disminuir el costo.


Pero el tema es un jugoso “anzuelo” para sus contendientes políticos. El panista Marko Cortés, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, señaló que la aeronave pertenece a una empresa privada y no es un taxi aéreo como aseguró el candidato; lo calificó de "incongruente y mentiroso”.

En un sentido muy similar, el diputado panista Jorge López Martín indicó que de acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la aeronave con matrícula XB-HSW cuenta con un permiso de fumigación y servicios fotográficos. "No hay ningún tipo de austeridad republicana, porque este tipo de aviones tarifan entre 800 y mil dólares la hora de vuelo” indicó, lo que al tipo de cambio actual representa un gasto entre 14,500 y 18,000 pesos.



El control de daños, al parecer, se dio con la polémica con Carlos Slim, presidente de Grupo Carso, y la construcción del Nuevo Aeropuerto de Ciudad de México; pero sin duda, el expediente “de la avioneta” es un misil que seguramente será utilizado en la mejor oportunidad posible  para generar el mayor daño posible a su figura. Desde ahora ya podemos plantear cuándo va a ocurrir esto: en el primer debate presidencial del 22 de abril.

AMLO advierte más guerra sucia en su contra por debate