text

Chofer ayuda a cerrar ‘pinza’ de acusaciones sobre Anaya

Autor: Político MX.

Mar 10 Abril 2018 18:52

Todavía pende sobre la campaña de Ricardo Anaya una “espada de Damócles”: la investigación sobre la compra-venta de una nave industrial en Querétaro que implica lavado de dinero es el mayor riesgo para la continuidad de sus actividades proselitistas. Esto se acrecienta luego de las declaraciones de Luis Alberto “N”, ni más ni menos que el chofer del empresario Manuel Barreiro, la pieza clave de toda historia.

Al respecto, el abogado Patricio Kegel Jacob señaló que su cliente declaró que sí accedió a firmar ciertos documentos, como un favor personal para su jefe (Manuel Barreiro), quien se lo instruyó; de ahí surge la empresa “fantasma” de la cual Luis Alberto aparece como titular, es decir, como “prestanombre”.


Los detalles de la transacción involucrada sorprenden por la facilidad en que se puede construir ese “entramado”; personas inocentes que por presión laboral prestan su identidad para permitir que otros encubran sus actividades de carácter ilícito. Por supuesto que esto a partir del testimonio emitido, y bajo el matiz de la presunción de inocencia; a partir de ahora tocaría a las otras partes señaladas presentar las pruebas y los dichos pertinentes.

Por demás significativo que la Procuraduría General de la República (PGR) haya desistido de ejercer acción penal contra el chofer de Barreiro; el tema continúa si vemos que la nave industrial que vendió Anaya quedó en manos del Estado y este continuará aportando información al caso por presunto lavado de dinero.


La polémica y la efervescencia que se vivieron en el periodo de intercampaña, donde surgieron la acusación y el escándalo, pareciera haberse apagado por completo. Lo único que realmente ha sucedido es que la “dinámica” propia de las campañas electorales lleva a candidatos, medios y opinión pública a centrarse en el día a día, olvidando ese expediente.

Pero este testimonio podría significar “el cierre de pinza” hacia Ricardo Anaya, cuyas actividades de proselitismo se verían afectadas si se le llama al aspirante a atender este proceso jurídico; el tiempo correría en contra, cuando faltan cerca de 80 días para que concluyan las campañas electorales. Solo alguien tendría que volver a ponerlo sobre la mesa.

text

Presunto lavado y plagio de Anaya acaparan debate de voceros
Leer más >>