Presidencial
ricardo_anaya_frente_notas200318.jpg
MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

Anaya criticó sexenio de Calderón por cierre de Luz y Fuerza

Dom 08 Abril 2018 18:15

En Huauchinango, Puebla, Ricardo Anaya, se comprometió a redoblar el programa Prospera, hacer de la salud máxima prioridad en su gobierno e impulsar proyectos de empoderamiento de la mujer a través de la campaña "No es normal".

"Que toda la gente pueda salir con su receta bien surtida. Esa será una máxima prioridad en mi gobierno", expresó durante un mitin de la colonia Centro de Huauchinango.

Anaya Cortés reiteró que la Reforma Educativa se debe impulsar pero se corregirá la mala implementación, pues hoy el gobierno de Enrique Peña Nieto gasta tres veces más en evaluar a los docentes que en capacitarlos. Y es que, dijo, se trataba de mejorar la educación, no de castigar a los maestros.

También hizo referencia al cierre de Luz y Fuerza del Centro durante el gobierno de Felipe Calderón, "se generó un problema social enorme en toda la región y de manera especial en Huauchinango". El cierre provocó que miles de personas perdieran su trabajo y se generarán adeudos en las boletas del suministro eléctrico que hoy presionan a las familias de la región.

"Frente a un problema social de esta magnitud y de esta dimensión de requiere un gobierno sensible que proponga una solución inteligente y sensata, porque la gente de Huauchinango quiere cumplir pero necesita una segunda oportunidad. Vamos a hacer un trato: vamos a regularizarlos. Volveremos todos a cumplir a partir de decretar un borrón y cuenta nueva que le permitirá a la gente ponerse al corriente y regularizar esta situación".

El abanderado presidencial también prometió a los trabajadores del campo a aumentar los apoyos para toda la gente del campo de la Sierra Norte de Puebla.

Ricardo Anaya lamentó el abandono del Gobierno Federal e insistió en que apenas han mandado a 200 uniformados de la Policía Federal para apoyar en las tareas de seguridad.

Anaya urge a reforzar protocolos de respeto a derechos humanos