Presidencial
presidenciables_reacciones1200220418.jpg

Lo que el debate nos dejó: cómo se comportó cada candidato

Lun 23 Abril 2018 00:31

En los primeros minutos analistas, columnistas, periodistas y redes sociales prácticamente coinciden en lo que nos deja el primer debate presidencial: Ricardo Anaya sorprendió con sus propuestas y su ecuanimidad; Andrés Manuel López Obrador “aguantó” todos los ataques y alusiones; José Antonio Meade fue propositivo y “echado para adelante”; Jaime Rodríguez Calderón sorprendió por su dominio de la escena y Margarita Zavala decepcionó por su escasa oferta.

Por supuesto que fue evidente quiénes sí hicieron la tarea para mostrar que tuvieron siempre en mente una estrategia para este encuentro, lo que su vez se vio reflejado en el posdebate, tanto en actos con sus simpatizantes como en las redes sociales. Lo que es casi unánime es que el Instituto Nacional Electoral (INE) planteó el mejor formato que se ha visto en este tipo de encuentros.

Al candidato de la coalición "Por México al Frente" le salió “barato” los ataques en su contra y alusiones al escándalo de la venta de una nave industrial; mantuvo el temple, hizo propuestas y se fue sobre López Obrador y Meade como era de esperarse. Fue uno de los que más propuestas puntuales hizo, las cuales se mantuvieron pese a las discusiones.


En cuanto al aspirante de “Juntos Haremos Historia” cumplió con su principal expectativa: no arriesgarse, no cometer errores graves y no responder de manera visceral a las acusaciones. Se le puede achacar sin duda que se veía incómodo y  no entendió realmente el manejo de los tiempos en sus intervenciones.


El candidato de la coalición “Todos por México” se ubicó en la posición que se esperaba de él: mostró que es un experto, que puede explicar el punto central de la discusión y de ahí señalar los errores de sus contendientes sobre todo del tabasqueño: lo de los departamentos sin duda fue su mejor momento según se advierte. De igual manera fue el otro que presentó las propuestas más puntuales.


El ‘Bronco’ se contuvo y por lo mismo sorprendió en su manejo escénico, en cuestionar a los partidos desde su perspectiva de candidato independiente y hasta ser lo suficientemente honesto para reconocer que sí ha mentido y que le ha fallado al pueblo neoleonés. Al paso del tiempo se descubrirá que gran parte de lo mejor del debate vino de sus intervenciones.


Finalmente, Margarita Zavala por más que lo intentó no logró “encender” a la audiencia, no conectó a plenitud a quien buscaba como público objetivo y fue escasa en sus propuestas. Aunque basó sus principales intervenciones en su condición de mujer, de aspirante independiente y de tener identidad propia como política, la suya podría haber sido una oportunidad desperdiciada.


Por supuesto que la mejor opinión es la de los eventuales electores, tanto en las próximas encuestas de preferencias de voto lo que sin duda tendrá algún tipo de impacto en la jornada del 1 de julio.

Guerra de encuestas tras primer debate presidencial