Presidencial
1p1200_notas18270418.jpg

Manifiestos, spots y debates, armas de IP para estar en campaña

Vie 27 Abril 2018 19:17

La iniciativa privada (IP) hace su juego en esta contienda electoral, y aunque legalmente no puede intervenir a favor de uno u otro aspirante, sí trata de colocar una agenda de prioridades, metas y objetivos. Incluso en este año un solo proyecto de infraestructura es parte de su estrategia; para alcanzar sus fines, los empresarios vuelven a echar mano de todos los recursos anteriores.

El asunto de que los empresarios busquen ser al menos un personaje influyente tiene sus riesgos legales. El antecedente es la contienda de 2006, donde el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) tuvo una intervención directa en contra de Andrés Manuel López Obrador, entonces candidato presidencial por primera vez, y a favor de Felipe Calderón Hinojosa, abanderado del PAN, por medio de la campaña “un peligro para México”.

En octubre del 2008, el Tribunal Electoral resolvió que, con el aval del PAN, PRI y PVEM, el CCE violó en el 2006 la ley electoral, al emprender una campaña en contra de López Obrador.


Hoy el panorama luce distinto con una intención más propositiva, al menos por la mayor parte de las cúpulas empresariales aunque no ha dejado de haber ciertos desencuentros. 

El 3 de abril pasado la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y el CCE fijaron sus prioridades y exigieron a los partidos políticos y candidatos conocer sus propuestas concretas al respecto. 

La agenda del CCE, titulada México Mejor Futuro, consta de cinco ejes: 

- Construir un México seguro, con legalidad y justicia. 

- Próspero e innovador, con más crecimiento y empleo. 

- Con igualdad de oportunidades.

- Forjar un país con gobiernos eficientes y transparentes.

- País sustentable que preserva sus recursos naturales.


Por su lado la Coparmex  presentó siete propuestas contenidas en el documento titulado Manifiesto MX; el presidente del organismo, Gustavo de Hoyos, afirmó que el texto no critica a ningún candidato:

- Hay un llamado “a no conservar resabios, ni mucho menos regresar a un pasado autoritario, centralizado y clientelar”.

- En materia de empleos, urgieron a concretar una nueva cultura salarial.

- Reformar la legislación laboral para crear esquemas modernos y flexibles que fomenten el primer empleo.

- Conformar un consejo fiscal independiente, adscrito al Congreso de la Unión para vigilar la sostenibilidad fiscal.

-Implementar una nueva reforma fiscal que promueva el crecimiento económico, un aumento de la base de contribuyentes.

-Para garantizar la autonomía de la Fiscalía General de la República, reformar de manera integral el artículo 102 de la Constitución.


Y mientras esas son la propuestas que ponen sobre la mesa, también actúan y responden a una postura como la de Andrés Manuel López Obrador de suspender la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM); hay que recordar que el CCE planteó al candidato instalar una mesa de diálogo, lo que generó críticas por abrirle ese tipo de espacios. 

Aunque después se canceló, la puerta está abierta para recibirlo próximo 11 de mayo; el 4 de mayo se espera la presencia del aspirante independiente, Jaime Rodríguez, y durante junio se reunirán con los candidatos José Antonio Meade y Ricardo Anaya.


Esto demuestra el interés de los empresarios por mantener diálogo e intercambio con los presidenciables. Por ello la Coparmex, junto con 200 organizaciones de la sociedad civil, anunciaron una serie de 21 debates ciudadanos, incluido uno con los candidatos a la presidencia para el 21 de junio, diez días antes de los comicios.


Hasta ahora todo es ofrecer propuestas e intercambios de espacios, pero la organización “Mexicanos Primero”, respaldada por empresarios, lanzó un spot en el que promueve la transformación educativa y exhorta al electorado a pensar su voto con base en quien respalde este proceso. Para ello hace uso de menores que por su físico y vestimenta representan a cada uno de los candidatos.


Es casi un hecho que conforme avance la campaña y se acerque la jornada del 1 de julio, el empresariado mexicano intensificará sus recursos mediáticos y su discurso para que los aspirantes se definan ante sus agendas.

Para algunos esto podría ser considerada una intervención y buscar manipular la intención de votos pero en otras naciones se entiende que el sector busque quien le otorgue incertidumbre y seguridad para invertir y mantener sus negocios; todo ello brinda aquí empleo y salarios a millones de mexicanos, ni más ni menos.

IP criticó que candidatos no profundicen propuestas en debate