Presidencial
meade_mujeres1200_notas13280218.jpg
Meade y PRI enfocan estrategia para buscar el voto de mujeres
Mié 28 Febrero 2018 19:07

Uno de los puntos positivos en la estrategia de precampaña de José Antonio Meade fue dedicar una parte importante de sus discursos y reuniones a las mujeres y sus necesidades. Esta primera aproximación al sector no es gratuito; como en las anteriores elecciones federales e intermedias, el voto femenino ha sido factor clave para que el PRI obtuviera sus principales victorias. La tendencia se mantiene en este 2018: quien sepa hablarle a las mujeres y lograr su atención, tendrá casi seguro el triunfo.

Los números a nivel macro ayudan a entender “la fotografía electoral” de lo que estamos hablando:

- Con base en el más reciente corte del INE, en la lista nominal hay 44 millones 637 mil 6 mujeres, frente a 41 millones 316 mil 706 hombres; es decir, hay una diferencia de más de 3 millones de mujeres listas para emitir su sufragio el primero de julio.

- De manera progresiva, el voto femenino ha sido mayor que el masculino. En las elecciones de 2009 la tasa de participación femenina fue de 47.35% y superó prácticamente por siete puntos porcentuales a la masculina, que fue de 40.53 por ciento.

- En la pasada elección presidencial de 2012 el número de mujeres que votaron con respecto al total fue de 66.08%, 8 puntos porcentuales más que el total de hombres, 57.77%.

- Con ello las mujeres superaron el promedio general de participación total en las elecciones presidenciales de 1994 a 2012 que se ubica en 62.08%.


Luego de quedar claro que la democracia mexicana de los últimos años se sustenta en la participación de las mujeres, otro grupo de cifras señala que el PRI se ha visto favorecido por lo menos en los dos últimos procesos presidenciales por el voto rosa.

Ahora es la empresa Parametría la que da luz sobre esta situación: 

- En 2006, el PRD perdió preferencias entre el electorado femenino, pasando de 31% en 2006 a 29% en 2012

- Acción Nacional padeció lo mismo; en 2006 tenía el 36% de la preferencia  en mujeres y descendió al 27% seis años después.

- PRI, con Enrique Peña Nieto como candidato, acaparó en 2012 el 41% del voto femenino.


Los diagnósticos de expertos, recopilados en su momento por el IFE, establecen que la mayor participación de la mujer se atribuye al creciente aumento de la población femenina en el mercado laboral, su mayor inclusión en los cargos de decisión (reforzada por la ley de cuotas para candidaturas) así como al incremento de discursos de campaña orientados a los intereses de las mujeres.


Bajo este escenario se puede entender el énfasis de José Antonio Meade y el PRI en tener un mensaje directo y propositivo para el sector, mostrando sensibilidad ante los retos que enfrenta; ejemplo más claro, cuando manifestó que la violencia de género es igual de preocupante que el crimen organizado.

Asimismo, durante el sexto foro nacional “Puntos de Encuentro: La fuerza de las Mujeres”, de la Fundación Colosio, realizado en Acapulco, propuso una serie de acciones para mejorar la calidad de vida de las mujeres, evitar la violencia y combatir la discriminación de género. En este tipo de eventos su esposa Juana Cuevas ha sido figura central y es previsible que en la campaña se confirme como uno de los “activos” de la campaña.


Incluso el dirigente nacional priista Enrique Ochoa apela a las figuras más tradicionales para encauzar su estrategia contra Ricardo Anaya. Para explicar las presuntas ilegalidades del panista utilizó como ejemplo a una madre de familia que le da "domingo" a sus hijos y resulta que uno de ellos aparece con un nuevo celular que le costó 10 mil pesos; sus explicaciones resultan poco claras y mucho menos convincentes.


Así que rumbo a la jornada del 1 de julio buena parte del discurso  tanto del PRI como de las otras fuerzas políticas se centrará en  captar y convencer al más grande y más participativo sector en la historia de la democracia mexicana: las mujeres.

Partidos solo abanderan a 6 mujeres en batalla por 9 estados