Presidencial
anaya1200_notas11050218.jpg
Nuevo escándalo golpea imagen de Anaya, él acusa guerra sucia
Lun 05 Febrero 2018 13:57

Gráfico fundación Anaya

Nuevamente Ricardo Anaya, precandidato presidencial de la coalición Por México al Frente, es señalado por sospechas de enriquecimiento ilícito. En esta ocasión lo acusan de usar a una fundación para encubrir un negocio inmobiliario, el caso fue revelado por el semanario Proceso. Ante el escándalo, Anaya Cortés rechazó las acusaciones y aseguró que ya “empezó la guerra sucia, que el PRI está desesperado y ya no sabe qué hacer para levantar la precampaña en ruinas de su precandidato, José Antonio Meade”. Es el segundo escándalo similar para el panista en lo que va del proceso electoral.

meade_anaya_bb010218.jpg


¿Cómo se dio la presunta triangulación de recursos?

De acuerdo con el reportaje de Proceso, en 2009 Ricardo Anaya creó la Fundación por más Humanismo AC en Querétaro. El objetivo era reunir fondos para la construcción de una nueva sede del Comité Directivo Estatal del PAN; así como fortalecer la conciencia democrática y la formación cívico-política de los queretanos. Sin embargo, se usó de pantalla para ocultar una supuesta triangulación de recursos, que habría beneficiado a empresarios cercanos a Anaya Cortés.

En 2010, en la cuenta bancaria de la asociación se recibió un depósito de un millón 650 mil pesos, por parte del empresario Abraham Jaik Villarreal, dueño de la empresa JV Construcciones Civiles.


¿Qué ocurrió con ese dinero?

-Se compró un terreno donde se construyó un edificio que, en 2016, se vendió en 7 millones 854 mil pesos a la empresa Agacel Agregados y Asfaltos.

-Con el dinero de la venta del inmueble, Anaya le pagó el millón 650 mil pesos a Jaik Villarreal. Además transfirió 4 millones 909 mil pesos a la empresa de este.

-Lo que despertó más cuestionamientos es que después JV Construcciones Civiles depositó 3 millones 350 mil pesos a la compañía DG Diseño y Construcciones, propiedad de Eduardo de la Guardia Herrera, quien es cercano a Ricardo Anaya.

Además llamó la atención que Anaya no mencionó a la fundación en su declaración patrimonial, de intereses y fiscal, conocida como 3de3, en 2015.

¿En dónde está la supuesta trampa?

En que se habría hecho uso de una fundación afín a un partido político para inyectarle recursos a un negocio inmobiliario en el que presuntamente están implicados dos empresarios, que son amigos de Anaya Cortés.   

 

Anaya se defiende

Ricardo Anaya usó su cuenta de Twitter para defenderse de las acusaciones, lo atribuyó a una “guerra sucia”. En un comunicado explicó que la fundación que presidió jamás recibió recursos públicos y no obtuvo beneficio personal alguno. “El PRI está desesperado y ya no sabe qué hacer para levantar la precampaña en ruinas de su precandidato”, afirmó el panista. Así operó la Fundación por más Humanismo AC, según Anaya:

El Comité del PAN en Querétaro rentaba un inmueble, por lo que le encomendó la creación de la fundación para gestionar la construcción de una sede propia. Bajo ese argumento se gestionaron diversos préstamos para comprar un terreno y se firmó un contrato para iniciar con las obras de las oficinas.

Sin embargo, al entrar en vigor la nueva Ley General de Partidos Políticos, el Comité Estatal del PAN pasó de recibir 5.9 millones de pesos en 2014, a 21 millones de financiamiento público en 2015.


¿Qué pasó con la asociación?

Ricardo Anaya detalló que el PAN decidió mudarse a un edificio cercano a la capital queretana y disolver la Fundación por más Humanismo.

“La fundación jamás recibió recursos públicos. Yo no obtuve ningún beneficio personal… La fundación no aparece en mí declaración 3de3, porque al presentarla tenía más de 1 año y medio separado de ella”, dijo el precandidato panista.


Antecedentes

Tres semanas antes antes de que arrancara el proceso electoral 2017-2018, el periódico El Universal publicó un reportaje en el que se dijo que en los últimos 14 años, Ricardo Anaya y su familia construyeron un imperio inmobiliario, al pasar de cuatro a 17 empresas, y de seis a 33 inmuebles, todo con un valor de 308 millones de pesos. La investigación periodística del diario sugirió que Anaya y sus familiares aprovecharon su trabajo como servidor público para aumentar considerablemente su patrimonio.


Calderón y Cordero piden investigar a Anaya

El caso fue aprovechado por los rivales políticos de Ricardo Anaya, el expresidente de México, Felipe Calderón, y el senador Ernesto Cordero, quienes pidieron a las autoridades que investiguen a su correligionario.

El escenario es similar al que se registró en septiembre del año pasado, cuando en medio del escándalo por su presunto enriquecimiento ilícito, Ricardo Anaya acusó al PRI de tratar de colocar en la Fiscalía General a un personaje afín al tricolor para proteger al Gobierno Federal. Eso se llevó a la cancha del Congreso, donde los legisladores del PAN, PRD y MC paralizaron los trabajos por una semana. Anaya debe meditar bien su estrategia política porque si instruye a sus diputados y senadores a que atoren el debate sobre los nombramientos pendientes de los fiscales General y Anticorrupción, solo alimentará las acusaciones sobre una “cortina de humo” para desviar la atención de las supuestas anomalías en su patrimonio. Eso sería poco conveniente para alguien que está a cinco meses de ir a una elección para renovar la Presidencia de la República.  

Anaya usa folleto para defenderse de escándalo en fundación