Presidencial
meade_pvem1200_notas23180518.jpg
Cuartoscuro PVEM y Meade por chocar con pena de muerte, él es provida
Vie 18 Mayo 2018 19:09

El Partido Verde Ecologista (PVEM) sorprende en esta temporada electoral al anunciar que retomará la iniciativa para establecer la pena de muerte a secuestradores y homicidas. Aunque tiene la libertad de hacerlo de “motu propio” genera incomodidad y que se alcen las cejas al ver que ellos van por la Presidencia a través de José Antonio Meade, un hombre que ha subrayado que él está "a favor de la vida”.

Esta idea lleva en el partido poco más de una década. Lanzada en 2008,  fue punta de lanza para la campaña de 2009, pues estaba dirigida contra secuestradores y asesinos. En  2015 dicho instituto político anunció que ya no retomaría su propuesta.

Carlos Puente, dirigente nacional de ese partido, dijo que es una medida de prevención “ante la violencia que se ha apoderado de las calles. No buscamos matar, sino poner castigos ejemplares”; sostuvo que se trata de un proyecto de ley que reforme la Constitución y el Código Nacional de Procedimientos Penales extendida a delitos como homicidio doloso y secuestro.


Pena de muerte en México: momentos claves

- En las constituciones de 1824 y en la de 1842 surgió el primer antecedente directo. Se prohibía su aplicación para delitos políticos, pero sí para los que fueran salteadores de caminos, incendiarios, parricidas y homicidas con alevosía o premeditación.

- Para 1857, la Carta Magna había eliminado la pena de muerte para todos los delitos y en el artículo 77 se mencionaba lo siguiente: "La pena capital en el estado no se impondrá por delito alguno sujeto a su competencia".

- En la de 1917, en el artículo 22, párrafo IV se agregaron un par de crímenes más como el de traidor a la patria en guerras extranjeras, piratas y reos en el caso de delitos graves del orden militar, incluso al que robase ganado.

- Sin embargo, en 1929, apareció de nuevo en la Constitución (bajo ciertas circunstancias), a pesar de ello, esta sanción fue abolida en el Código Penal y con ello quedó excluida en el ámbito federal.

- El gobierno de México abolió la pena de muerte el 9 de diciembre de 2005. En su momento, el presidente Vicente Fox aseguró que era contraria a los derechos humanos; buena parte de esto tuvo que ver la lucha por indultar a los mexicanos en “el pasillo de la muerte” en cárceles de Estados Unidos.


El planteamiento actual, que sería llevado a la Comisión Permanente del Congreso para iniciar su camino legislativo, se hace con base en los altos niveles de los delitos de mayor impacto en la sociedad. Se hace el anuncio montado en la “ola electoral” donde cada propuesta o idea resuena como pedrada en el agua.

El asunto se complica si pensamos en la figura e imagen de quien respalda a la Presidencia. José Antonio Meade busca ser quien concentre los conceptos de unidad, inteligencia, capacidad, responsabilidad, ecuanimidad y cercanía con la población. Frente a temas como el aborto se ha declarado “en favor de la vida”. Que uno de los partidos que lo sustentan tenga entre sus objetivos este castigo es “un choque” ideológico y discursivo que perjudica más a una de las partes involucradas.


Para que quede más claro:, el candidato independiente a la Presidencia, Jaime Rodríguez Calderón, se pronunció a favor de la pena de muerte para atacar de lleno los delitos de alto impacto. Esto se sumaría a su propuesta de “mochar” las manos a funcionarios públicos corruptos, y “azotar” a secuestradores; para un personaje así, sumar la pena capital parece lógico y complementario.



El escenario de los derechos humanos ha cambiado desde 2009. Hoy el gobierno y la sociedad mexicanas están más expuestos al escrutinio internacional, lo cual vería con muy malos ojos que para resolver nuestra crisis de seguridad y violencia se apueste a la fórmula simplista de “pena de muerte=disminución de delitos graves”. Pero esto no parece haber estado en el radar del PVEM.

México protege los DDHH, así responden a informe de HRW