Presidencial
dialogo1200_notas21080318.jpg

Ruptura de partidos con Segob: impactará en el proceso electoral

Jue 08 Marzo 2018 20:47

Suena inédito e incluso impensable al faltar escasas dos semanas para el inicio de las campañas formales, pero dos de los principales partidos políticos rompieron diálogo con la Secretaría de Gobernación. El tema tiene implicaciones importantes pues no se trata solamente de verlos juntos en reuniones en el Palacio de Cobián; va de por medio la correcta organización de los comicios, la seguridad de los candidatos y el sentido de gobernabilidad del país.

El presidente del PAN, Damián Zepeda, notificó a la Comisión Permanente que el partido rompió su interlocución con el Gobierno Federal: el motivo, por todos conocido: los supuestos ataques que ha recibido el candidato presidencial Ricardo Anaya,  por parte del Gobierno Federal, ante los indicios de que participó en actos de lavado de dinero.


Pero el blanquiazul está siguiendo los pasos de Movimiento Ciudadano, su compañero en la coalición “Por México al Frente”. Su coordinador nacional, Dante Delgado, exigió a Alfonso Navarrete Prida (titular de la Segob) que saque las manos del proceso electoral “y que sepa que (...) rompemos cualquier relación con su institución y con el gobierno”.

La diferencia es que Zepeda dio más detalles de lo que significa la ruptura:

- No habrá interlocución con el Gobierno Federal, en tanto no se restablezcan las condiciones de respeto a la democracia.

- La decisión de no tener acercamientos o diálogo abarca a todas las dependencias gubernamentales.

Prácticamente los partidos se aíslan, y aunque siguen en la contienda electoral para los distintos cargos de elección a definir, no se pondrán de acuerdo con la federación en asuntos esenciales de logística o colaboración de seguridad. Ni pensar que alguno de los aspirantes sufra algún percance o agresión que ponga en riesgo su integridad; las autoridades federales no podrán actuar a tiempo y de manera oportuna.


De igual manera, el efecto político y social de incertidumbre se acrecienta al saber que el Gobierno Federal saliente y las fuerzas en contienda “no se hablan”; quienes ya definieron su voto lo pueden endurecer aún más, mientras que los indecisos pueden optar por quien otorgue “mayor seguridad”, sin ser una decisión razonada con base en lo que necesita el país.

Por supuesto que para la posición radical que busca tener el PAN en esta contienda frente a los electores, seguir con esa “distancia” resulta conveniente, y si a ello se suman sus acompañantes de la coalición el asunto se vuelve “redondo”. Pero habrá que valorar el impacto en el ánimo de los votantes y en logística general de todo el proceso, del cual se espera sea lo más confiable posible.

Granados llama a Segob a diálogo tras atentados a políticos