Presidencial
debate1200_notas9210518.jpg

Segundo debate: candidatos se atacaron y ciudadanos no se vieron

Lun 21 Mayo 2018 15:47


En los ecos del segundo debate presidencial nuevamente resuenan los ataques y la falta de propuestas de los candidatos. Además, la tan esperada participación de los ciudadanos pasó desapercibida y lo que destacó fue el controvertido estilo de los moderadores, a quienes las redes sociales acusaron de querer robar protagonismo a Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez Calderón, “el Bronco”.


Propuestas de candidatos quedan a deber a migrantes

Comercio exterior e inversión, seguridad fronteriza y derechos de los migrantes fueron los temas del segundo debate, pero poco aparecieron en los discursos de los presidenciables que privilegiaron las descalificaciones, ofensas acusaciones de corrupción.

A diferencia del primer debate, López Obrador se mostró más cómodo con el nuevo formato del debate, ahora sí se defendió de los ataques del panista Ricardo Anaya, no lo hizo con propuestas, sino con ataques, ironías y frases como “Ricky Riquín Canallín”, que fueron muy celebradas por sus simpatizantes en las redes sociales. Esa fue la respuesta del tabasqueño a Anaya, quien lo cuestionó por enviar a estudiar a su hijo a España, ¿no que muy nacionalista?, le dijo el panista.

López Obrador reiteró su plan para descentralizar las dependencias federales, empezando por el Instituto Nacional de Migración (INE), cuya sede quiere trasladar a Tijuana, Baja California. Agregó que en caso de ganar las elecciones del 1 de julio, nombrará a Alicia Bárcena como la embajadora de México ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

AMLO también llamó “mentiroso y farsante” a Ricardo Anaya, y criticó la corrupción de los gobiernos priistas. Si bien el discurso de López Obrador no destacó por sus propuestas, si llamó la atención por su habilidad para evadir los golpes de Anaya.


Por su parte, el abanderado de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, señaló que se debe replantear la relación con Estados Unidos, e insistió en que fue un error recibir a Donald Trump en Los Pinos en 2016, ahí abrió la puerta para atacar a José Antonio Meade. En tanto, el abanderado del PRI trató de esquivar los golpes que le llegaban por la forma en que el presidente Enrique Peña Nieto ha manejado la relación con Trump.


En tanto, Meade lanzó golpes políticos tanto a López Obrador, como a Anaya, pero ellos lograron evadir los señalamientos, y cerraron la batalla a dos opciones, dejando en claro, porque ocupan el primer y segundo lugar de las encuestas. Meade fue articulado y claro al hablar, pero le siguió faltando empatía.


Mientras que Anaya y López Obrador llevaron su enfrentamiento a lo teatral, cada vez que el panista se acercaba o atacaba al morenista, éste respondía con bromas, ironías y frases como “el PRIAN”, “la mafia del poder”, “Anaya canalla”.

La guerra entre Andrés Manuel y Anaya también eclipsó al candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón, quien destacó menos que en el primer debate, pese a que volvió a apostar con sus polémicas propuestas como expropiar Banamex.

Lo única coincidencia entre los cuatro presidenciables fue la necesidad de aumentar el salario mínimo para generar mejores de condiciones de vida a los trabajadores mexicanos.


Los moderadores

Los periodistas León Krauze, de Univisión; y Yuriria Sierra, de Grupo Imagen, se llevaron críticas en redes sociales y en las columnas políticas, porque en varias ocasiones interrumpieron a los candidatos. Además de que demoraban en formular sus preguntas, consumiendo el tiempo de los presidenciables, en lo que parecía más un intento por acaparar los reflectores.


El INE insiste en que los debates sirven para contrastar ideas y ayudan a los ciudadanos a definir sus preferencias electorales; sin embargo, ya llevamos dos ejercicios y las propuestas han quedado a deber, solo destacan las acusaciones por corrupción, desvíos de recursos y omisiones en las declaraciones patrimoniales de los candidatos. Por primera vez los ciudadanos hicieron preguntas directas a los presidenciables, pero fueron opacas, ellos les respondieron cualquier cosa y aprovecharon su tiempo para atacarse.

Los migrantes mexicanos se quedaron con ganas de saber cuáles son los planes de los candidatos para defenderlos de las políticas de Donald Trump, cada que quiere amenazar con el muro fronterizo para presionar al gobierno mexicano con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Faltan 40 días para la elección y se estima que el 20 por ciento de los electores todavía no sabe por quién votar, los presidenciables aún tienen tiempo para convencerlos, ampliar sus ventajas o remontar, según sea el caso.  

AMLO destaca en Twitter y Meade en Facebook tras debate