Elecciones 2018
tlcan_2018_1200notas26171017.jpg
Notimex

TLCAN se extiende a 2018 y será arma de campaña en México

Mar 17 Octubre 2017 18:42

La pequeña mala noticia que viene desde Washington es que acordaron extender las negociaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) hasta el primer trimestre de 2018. En ese entonces ya estará el proceso electoral en pleno en México lo que pondrá demasiada presión a las rondas de negociación y hará crecer la incertidumbre en el ambiente.

El proyecto inicial para terminar la renegociación indicaba que los acuerdos comerciales entre México, Canadá y Estados Unidos deberían estar listos en diciembre de 2017. Sin embargo, ha trascendido que se estancaron debido a las exigencias en el sector automotriz, la propuesta de revisar cada 5 años el tratado y a que no hay acuerdo sobre el mecanismo con el que resolverán las controversias.


Es así que cuando inicie el próximo año veremos correr en paralelo los dos grandes procesos políticos y económicos, las designaciones de los candidatos presidenciales y las rondas adicionales. En este último caso, lo que ahora se observaba como un proceso reservado, con su propia secrecía, bien podrá ser tomado como una trinchera de debate.

Esto ya se puede ver desde ahora con un claro ejemplo. El líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, ha presionado para que la negociación se lleve a cabo pasadas las elecciones de 2018 “para evitar un acuerdo que dañe la economía de México”. 


Imaginemos entonces la creciente presión que podría haber en torno a alguna de las rondas. La mesura y paciencia de los negociadores mexicanos encabezados por Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, podría ser señalada de “pasividad, indolencia y debilidad”.

Enfrente, en los pasillos y cabildos de Washington (sobre todo en el 1600 de Avenida Pensilvania) la ansiedad será creciente ante el inicio del año electoral para renovar el Congreso estadounidense; los republicanos y el propio presidente Donald Trump querrán tener algo que ofrecer a sus electores como ocurrió en noviembre de 2016: la cancelación del TLCAN o alguno nuevo que ofrezca mayores ventajas al país.


En medio de todo ello, indicadores económicos “arrinconados”: hoy el tipo de cambio está abajo de 19, pero de acuerdo con expertos y las perspectivas se va a mantener en niveles muy similares por lo que no bajaría de los 18 ó 18.50 pesos como sucedió a principios de año.

Desde ya se puede plantear un escenario “congestionado” de incertidumbre en el futuro económico, pues si después de la quinta ronda de noviembre no hay acuerdos claros, las siguientes estarán al filo de la ruptura; al mismo tiempo, las elecciones presidenciales más fragmentadas de la historia por el alto número de aspirantes buscando aprovecharse de la coyuntura.