Congreso CDMX da luz verde a la Ley de Publicidad Exterior para limpiar de anuncios las azoteas

A través de ella se busca eliminar en un año 900 anuncios espectaculares ubicados en azoteas por representar un riesgo para la población.

Congreso CDMX da luz verde a la Ley de Publicidad Exterior para limpiar de anuncios las azoteas

Con 48 votos a favor 11 en contra y cero abstenciones el Congreso de la Ciudad de México aprobó en lo general y en lo particular, el dictamen de la Ley de Publicidad Exterior. A través de ella se busca eliminar en un año 900 anuncios espectaculares ubicados en azoteas por representar un riesgo para la población y por contribuir a la contaminación visual. El proyecto no estuvo exento de polémicas por parte de los representantes del sector.

Lo que viene. A partir de la eventual entrada en vigor de la Ley de Publicidad Exterior , las personas físicas y morales contarán con un año para retirar los anuncios que están en las azoteas y no habrá prórrogas. Tampoco se permitirá la instalación de nuevos anuncios autosoportados o unipolares. Se establecen sanciones de tres a seis años de prisión, así como multa de 500 a 15 mil veces la Unidad de Medida y Actualización vigente, a quien atente contra el marco normativo.

La discusión. El diputado perredista Víctor Hubo Lobo Román, presidente de la comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana en el Congreso local, resaltó que el objetivo inicial del dictamen es establecer un marco normativo claro que regule esta actividad, reconociéndola como relevante para el desarrollo económico de la ciudad y entendiendo la publicidad como un mecanismo propicio para la comunicación gráfica de mensajes comerciales.

En su oportunidad, la bancada del PAN en el Congreso de la Ciudad de México solicitó devolver a comisiones el dictamen que abroga la Ley de Publicidad Exterior, con el objetivo de corregirlo, luego de que la diputada América Rangel aseguró que "es una legislación que abre el avorazamiento financiero y de contenidos, no respeta el orden urbano y tiene tentáculos de corrupción”.

La legisladora detalló que “entre lo mal hecho”, está el mantener el cinco por ciento de espacios gratuitos cedidos, pero con el detalle de que será solo para el gobierno central y no para las alcaldías; y agregó que “hubo una cerrazón al diálogo y una negación sistemática a fortalecer argumentos”.