Sigue el pleito entre  Adán Augusto López y el presidente nacional del PAN, Marko Cortés, en el contexto de los recorridos que ha hecho la “corcholata” de Morena en su búsqueda por la candidatura presidencial del guinda rumbo a las elecciones de 2024.

En esta ocasión el extitular de la Secretaría de Gobernación (Segob), llamó “mentiroso” al líder panista y respondió a su acusaciones sobre el presunto uso de recursos públicos entre lo que destaca el financiamiento de recorridos, pinta de bardas y pago a simpatizantes para asistir a eventos.

El exfuncionario negó este último señalamiento y dijo que era parte de la “guerra sucia” en su contra: “Es falso, nadie le cree, ni los buenos días le creen a Marko Cortés, ni siquiera cuando da los buenos días habla con la verdad. No es cierto que se le haya pagado algún recurso… Es parte de la guerra sucia en contra de nosotros”, declaró.

Respecto a la pinta de bardas, Adán Augusto reiteró que ya ha ido ante las autoridades electorales para denunciarlo:

“En lo que respecta a los espectaculares y la bardas, yo he dejado constancia desde el momento en que aparecieron los primeros de ellos, que he presentado las denuncias ante el INE y le he pedido que investiguen de dónde y quién financia eso. Yo soy ajeno a ese despliegue publicitario. Que revisen ahí están las múltiples denuncias que yo he presentado”, dijo en conferencia de prensa.

El aspirante a la “coordinación nacional en defensa de la 4T”, reprochó que los integrantes de su partido que también fueron secretarios de Gobernación, han sido acusados de corrupción, como Santiago Creel, cosa que él no.

“Yo lo vuelvo a emplazar porque el algún día va a entender que no somos iguales; hay miembros distinguidos de su partido que ocuparon el encargo que yo ocupe y a mí no me acusaron de haber lucrado con los permisos de los casinos, por ejemplo. Nosotros actuamos de manera honesta en el ejercicio del servicio público”.

Además, Adán Augusto aseguró que en su título de secretario, nunca cargó gastos personales a la Segob como tampoco lo hizo como gobernador de Tabasco. Por ello lo instó a que Marko Cortés revise las cuentas públicas y “demuestre si hay en algún momento, un gasto del servicio personal financiado con recursos públicos”.