Córdova considera grave el 'uso del brazo penal del Estado en contra de quien piensa diferente'

El consejero presidente del INE refirió que aunque el presidente de San Lázaro desistió de su denuncia, no hay documento que dé garantías sobre una acción que revierta dichas investigaciones.

Córdova considera grave el 'uso del brazo penal del Estado en contra de quien piensa diferente'

Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), lamentó la presión que se ejerce contra el órgano electoral a través de denuncias penales que se presentaron y por la cual la Fiscalía General de la República abrió una carpeta de investigación. En ese sentido, calificó de grave es que se “use el brazo penal del Estado en contra de quien piensa diferente”.

“Una vez que alguien cruza esa línea y activa el brazo penal del Estado contra los servidores públicos, éste no se detiene hasta que la Fiscalía no cierre las carpetas de investigación y hoy esas carpetas están abiertas, gozan de cabal salud y se están haciendo indagatorias. Lo cual habla, insisto, de un acoso adicional a órganos de control que resultan incómodos”, expresó durante su participación en el webinar “La democracia en México”, que organizó el PRD.

En su exposición, Córdova Vianello sostuvo que si bien Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, desistió de su denuncia se desconoce algún documento que dé garantías sobre una acción que revierta dichas investigaciones.

“Cuando no existe una auténtica garantía para la libertad de prensa, cuando los órganos de control no pueden ejercer su trabajo por presiones, el arreglo en el que se sustenta el pacto democrático se encuentra en riesgo”, advirtió el Consejero Presidente al participar en el webinar La democracia en México.

Para Lorenzo Córdova los desafíos de las democracias de América Latina, incluida la mexicana, se suman una crisis de credibilidad en partidos políticos y parlamentos que son las instituciones centrales de los procesos democráticos, la desinformación, las noticias falsas, la polarización, la pandemia del COVID-19 y la descalificación de los órganos electorales.

Sin embargo, expuso que lo preocupante es cuando se activa el brazo penal del Estado contra los servidores públicos, “pidiendo cárcel para quien como funcionario no piensa como él, pues claramente está rompiéndose una de las bases fundamentales de la convivencia democrática, se está cruzando esa frontera que en democracia es infranqueable, es decir, utilizar el brazo penal con fines políticos”.