DEA convirtió a familiares de Caro Quintero en informantes: The Washington Post

Estados Unidos vinculó a Caro Quintero con decenas de propiedades inmobiliarias de gran valor en la ciudad que son propiedad de sus familiares.

DEA convirtió a familiares de Caro Quintero en informantes: The Washington Post
¿Caro Quintero en informantes?
Foto: Cuartoscuro

Tras la liberación de Rafael Caro Quintero, el Narco de Narcos”, de la prisión de Puente Grande en Jalisco, en 2013, la DEA estableció un grupo denominado RCQ Task Force que rápidamente identificó que vivía en la zona rural del estado de Sinaloa y consiguió que algunos de sus familiares fueran informantes

De acuerdo con The Washington Post, un alto funcionario de Estados Unidos informó que la DEA convirtió a algunos de los familiares de Caro Quintero en informantes e incluso se tenían identificados los caminos de terracería que tomaba para visitar a sus novias. 

Caro Quintero se estableció en una zona rural del estado, a poca distancia de una base militar. Se desplazaba en motocicleta o cuatrimoto, custodiado por equipos de seguridad que rotaban semana a semana. 

Durante 9 años, la RCQ Task Force proporcionó información de inteligencia a la Marina y el Ejército mexicanos, quienes finalmente capturaron al narcotraficante el pasado 15 de julio en Choix. 

Hubo 12 operaciones fallidas para detener a Caro Quintero

Pero fue en enero de 2021 cuando México y Estados Unidos comenzaron a planificar la operación para capturar a Caro Quintero; sin embargo hubo al menos 12 operativos fallidos para capturar al narcotraficante. 

La DEA atribuye que varios operativos fueron boicoteados debido a la red de Caro Quintero: “controlan todo. Tienen informantes, guardias, gente en las montañas vigilando a los drones. Son muy cuidadosos”.

Propiedades vinculadas a Caro Quintero

En 2010, el Gobierno de Estados Unidos vinculó a Caro Quintero con decenas de propiedades inmobiliarias de gran valor en la ciudad: condominios, casas, gasolineras, locales comerciales. 

Dichas propiedades estaban a nombre de familiares de Caro Quintero, quienes con el paso de los años se han convertido en miembros destacados de la ciudad, que con la contratación de abogados de renombre lograron hacer frente a los Estados Unidos que había solicitado a México la confiscación de dichas propiedades.