Decreto de AMLO sobre megaproyectos ‘es un acto de desesperación’, afirma columnista del WSJ 

El decreto que emitió el presidente Andrés Manuel López Obrador para declarar los proyectos y obras del gobierno como asuntos “de interés público y de seguridad nacional”.

Decreto de AMLO sobre megaproyectos ‘es un acto de desesperación’, afirma columnista del WSJ 

El decreto que emitió el presidente Andrés Manuel López Obrador para declarar los proyectos y obras del gobierno como asuntos “de interés público y de seguridad nacional” causó gran polémica, tal es así que en un artículo publicado en el diario The Wall Street Journal, de la columnista Mary Anastasia O'Grady, acusó que este acuerdo es un “acto de desesperación, más que de fortaleza”.

“Se pronunció por encima de la Constitución, la semana pasada, para algunos se sintió como el principio del fin de la democracia mexicana”, agregó la columnista Mary Anastasia O'Grady, quien además consideró que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) echará abajo el decreto. 

¿Por qué es importante? O'Grady subrayó que en el decreto “lo que se incluye es lo que el presidente decide que se incluya”, ya que una vez que un proyecto se considera necesario para la seguridad nacional, se permiten los contratos sin necesidad de licitación, y sus términos pueden mantenerse bajo reserva. 

“Desde que asumió el cargo, López Obrador ha acercado a los militares, dándoles contratos para construir proyectos favoritos y ampliando sus oportunidades de ganar dinero”, agregó en el artículo. 

O'Grady agregó que la llamada “4T” que encabeza el presidente es una visión de México que se asemeja más a lo que era el país en la década de los 70, “cuando el Ejecutivo encabezaba una dictadura suave. México necesita esto, razona AMLO, porque solo un líder moralmente superior como él puede traer verdadera justicia. Aun si este presidente es tan puro como asegura ser, la historia no está de su lado”. 

Finalmente enfatizó que López Obrador “está chocando de frente con el pluralismo, donde los límites al poder Ejecutivo, impuestos legalmente por el Congreso y los tribunales, amenazan con frenar su agenda en la segunda mitad de su mandato. Si sus partidarios responden con la confrontación física, o con lo que llaman 'democracia participativa', más vale que los mexicanos se abrochen los cinturones de seguridad”.

Con información de El Universal.